Jueves, 13 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

En sus marcas, listos, ¡FIL!

Por: Argelia García F.

En sus marcas, listos, ¡FIL!

En sus marcas, listos, ¡FIL!

Recién empieza una de las semanas más esperadas por todos: la semana de la Feria Internacional del Libro. En esta edición -la número 33- nos visitan cerca de 800 autores provenientes de 37 países y se llevarán a cabo aproximadamente tres mil (sí, leyó usted bien, tres mil actividades) que bien a bien de pronto se nos pierden en el mar de 34 mil metros cuadrados del recinto que hospeda año con año a la feria y que en conjunto celebran a esos leales compañeros que nunca nos dejan solos: los libros.

Invitados de honor, discursos, debates entre políticos de altos vuelos, cocteles, primeras planas, cenas y fiestas engalanan el evento anual alrededor de la cultura por excelencia de la ciudad. Pero la feria es mucho más que eso, es para nosotros los mortales quedar con un amigo a tomar un café ahí mismo y rondar con ávida curiosidad el pabellón del país o región invitada como si estuviéramos de verdad en aquel territorio extranjero. Es pasear con ansias por los pasillos y las casas editoriales tratando de escoger con atención o recordar aquella recomendación de texto de algún cercano. Es reconocer ejemplares que ya hemos leído u hojeado, es comer ahí la vuelta en el Merendero Tapatío y tratar de evadir el entusiasmo sin límites de los adolescentes en jueves corriendo entre libros (qué pronto nos olvidamos de aquella emoción). Agendar alguna noche o varias -según sea la suerte de tener tiempo- para visitar el foro, así como también explorar los talleres y puestas en escena que contagien a nuestros niños de temprana literatura y la vuelta resulte fructífera también en familia. La feria es pues, nuestra agenda de la semana.

En cada edición, la FIL nos ha puesto sellos en el pasaporte a través de las letras, nos ha hecho viajar a distintas y lejanas latitudes de la mano de sus escritores, de su música, de sus compañías de danza y cine. En esta ocasión toca darle la bienvenida a la India, aquel lejano país con el que compartimos una inmensa diversidad cultural heredada por nuestras antiguas civilizaciones, la independencia de ambas naciones de una violenta y larga colonización, el sistema de castas, la clara y dolorosa desigualdad social, el culto a la muerte como pocas culturas lo encarnan tan abiertamente, la comida rica en condimentos, la pasión por la religión. El despliegue del país invitado espero tenga aquella fuerza de un atardecer brumoso en Varanasi. El reto me ha parecido desde siempre sortear la resaca de la fiesta de los libros. A ver si este año nos proponemos hacer una feria de libro desde el hogar y a diario para no solo ser anfitriones sino convertirnos en reales lectores.

Tapatío

Temas

Lee También