Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Mayo 2019
Ideas |

En busca de un iluminado

Por: Pablo Latapí

En busca de un iluminado

En busca de un iluminado

El tuit diría más o menos así: “Quién será el fifí guapo que en un país dominado por el fanatismo y la ceguera de los chairos (que son mayoría) se avienta el tiro de promover el recurso de anticonstitucionalidad del famoso Memorándum de AMLO cancelando la Reforma Educativa”.

Pero, un tuit de esa naturaleza, con su modesto alcance, sólo abonaría a lo que más hemos criticado del actual Gobierno: consciente o inconscientemente le apuesta a dividir a los mexicanos en bandos polarizados, cada vez más distantes, entre quienes apoyan a ultranza todas y cada una de las decisiones del Presidente, y quienes también desde el otro extremo critican cada uno de sus pasos.

Ojalá y existiera alguien, quien fuera, que le apostara a unir al país. Lo necesitamos.

No es menor la forma en que ha crecido la violencia descontrolada en México. Poco a poco nos hemos convertido en un país de pesadilla donde ya todos estamos expuestos a ser víctimas de las disputas de grupos del crimen organizado.

Vemos cómo empiezan a darse en lugares cada vez más céntricos y habitados ejecuciones a plena luz del día donde también crece el número de personas que sin deberla ni temerla recibe un balazo o una agresión.

El crimen organizado, con sus veinte mil frentes, niveles y formas de operar, realmente se está apoderando de la vida nacional.

La pesadilla que temíamos ya está aquí.

Son muchas las omisiones históricas de nuestras autoridades, seguramente acompañadas de corruptelas locales, que fueron caldo de cultivo para que se diera este desarrollo y crecimiento descomunal de “las fuerzas del mal”. Pero quizás estemos ante una de las últimas oportunidades de hacerle frente antes de que termine de envolver y devorar al país.

Y el Presidente no puede solo.Y menos cuando pretende hacer que todas las decisiones salgan de su escritorio.

Tratar de evadir el tema de la violencia, o señalar como responsables a gobiernos anteriores o a sus adversarios, no abona a la solución del problema.

Ofrecer que en seis meses se reducirá la violencia es reconocer que con todo y su empeño, sus buenas ideas y su discurso, no ha podido armar una estrategia más o menos efectiva contra la inseguridad.

Sabemos que es muy poco lo que AMLO escucha a sus asesores (en general a su gente), prueba de ello son las exhibidas que le ha dado a sus propios colaboradores, o las dificultades en que ha metido a algunos otros por no consultarlos.

Pero ojalá y hubiera (por ahí escondido en algún rincón o recoveco de Palacio Nacional) algún iluminado que se acercara al Presidente y lo convenciera de que “ya ganó”, que ya es Presidente, que ya no necesita seguir enfrentándose con sus monstruos y dragones. Hoy necesita sumar todo lo mejor de un país para combatir a una amenaza como nunca habíamos visto: el crimen organizado.

Ni chairos ni fifís, somos simplemente mexicanos, y necesitamos de un Presidente.

Temas

Comentarios