Domingo, 07 de Agosto 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El presidente está enfermo o es más perverso o cínico de lo que imaginamos

Por: Salvador Cosío Gaona

El presidente está enfermo o es más perverso o cínico de lo que imaginamos

El presidente está enfermo o es más perverso o cínico de lo que imaginamos

Infinidad de ejemplos que ponen de manifiesto la insensibilidad, descaro y egoísmo con que se conduce el actual régimen, se han agudizado en esta segunda mitad del mes de junio. Desde el descaro para responder al enérgico regaño proveniente de El Vaticano; la desfachatez para seguir culpando a expresidentes por todo lo malo que ocurre en el país; el cinismo para irse a jugar béisbol; los festejos por un exiguo récord Guinness; y hasta la desmesurada celebración ayer por el cumpleaños de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, nos habla de que, o no están midiendo bien lo que está ocurriendo en nuestra nación o en definitiva, han decidido dejar el barco en automático y si se hunde dejar que los músicos sigan tocando.

Ante la reprimenda del Papa Francisco el pasado miércoles, cuando además de manifestar su consternación por el brutal asesinato a sangre fría de dos sacerdotes jesuitas en la Sierra Tarahumara de Chihuahua, AMLO se hizo el desentendido y siendo un experto en manejar el arte de cambiar la situación a su favor, le dio la interpretación que mejor le pareció a las palabras del Papa argentino, quien así lamentó el homicidio de dos de sus hermanos religiosos y un civil:

“Expreso mi dolor y consternación por el asesinato en #México, anteayer, de dos religiosos jesuitas y de un laico. ¡Tantos asesinatos en México! La violencia no resuelve los problemas, sino que solo aumenta los sufrimientos innecesarios”, dijo el Papa en un mensaje que más tarde publicó en Twitter.

Pero siendo tan contundente y duro el mensaje papal que refiere “Tantos asesinatos en México”, el presidente tabasqueño se quedó con la parte que sintió le venía mejor y acotó:

“Dar respuesta al mensaje del Papa Francisco, que en una situación muy difícil y dolorosa escribe lamentando la situación de violencia en México, pero al mismo tiempo, subraya que no es la violencia el camino para conseguir la paz. Estamos totalmente de acuerdo, porque hay quienes piensan que la violencia hay que enfrentarla con violencia, el mal con el mal. La violencia genera más violencia”, comentó López Obrador.

Y en ese sentido, apuntó que más allá de cambiar la estrategia de seguridad, -tras el asesinato de dos sacerdotes jesuitas- es necesario continuar atendiendo las causas que generan la violencia en vez de usar la fuerza, por lo que dijo “coincidir” con el mensaje del Papa Francisco, en el que asegura que la violencia no es el camino a la paz.

Ah pero no quedó ahí, dado que también tuvo la desfachatez de culpar al expresidente Felipe Calderón Hinojosa, luego de que reporteros le comentaron que en su gobierno se reportan más homicidios que los que se registraban durante el sexenio de Felipe Calderón.

“Todo esto es el fruto podrido de una política de corrupción de impunidad, que se implementó desde los tiempos de Felipe Calderón. No se puede arrancar de raíz, de la noche a la mañana, de un día para otro, un problema que lleva años y que además se propició, se alentó”, dijo López.

Sin duda el tema más crítico radica en los ya dramáticos niveles de violencia e inseguridad; sin embargo, el presidente López Obrador que por tantos años criticó, se quejó, y echó en cara casi cada homicidio a Calderón cuando le declaró la guerra al narco y luego a Enrique Peña Nieto, ha minimizado que su administración ya supere el total de muertes que registró el sexenio de Calderón.

En 42 meses que van de su sexenio, se han registrado 121,655 homicidios dolosos y feminicidios, con lo que ya se superaron las 120,463 muertes violentas ocurridas durante el mandato del expresidente panista, y está a poco más de 34,000 de rebasar la violencia registrada de su antecesor Enrique Peña Nieto.

La reciente alerta emitida por el Departamento de Estado de la Unión Americana, para persuadir a sus connacionales de que viajen a 30 estados de la República Mexicana por el peligro que representa, dejando a salvo solo a Campeche y Yucatán, tampoco ha merecido mayor atención de parte de Andrés Manuel, quien como sabemos, solo le preocupa y ocupa la sucesión presidencial; medir continuamente a sus “corcholatas”, y generar votos para mantener a Morena en el poder.

Y los suyos se mueven en esa misma frecuencia; por eso vimos la semana pasada al canciller Marcelo Ebrard muy activo por tierras jaliscienses, y a Claudia Sheinbaum celebrando reconocimientos pírricos, como el hecho de haber conseguido un récord Guinness para México, luego de que más de 14.000 personas se dieran cita el sábado en la Plaza del Zócalo, en la capital del país, para participar en la clase de boxeo más grande del mundo.

“Así el Zócalo se pinta de bandera nacional con miles de personas rompiendo el récord de la Clase Masiva De Box más grande del mundo. Viva la Ciudad de México y su maravilloso pueblo que todos los días nos cautiva, entusiasma y sorprende. Un honor”, publicó Claudia Sheinbaum, en su cuenta de Twitter. Y con ese mismo entusiasmo celebró ayer su cumpleaños con Mariachis, pastel, una silla presidencial y los gritos de “presidenta” de sus fieles simpatizantes.

Hay que decir que después de un regaño como el expresado por El Vaticano o la alerta emitida por la Casa Blanca, cualquier mandatario quizá se habría preocupado o actuado como si le importara, pero AMLO no lo hizo, él se enfundó en su uniforme de beisbolista y se fue a jugar al campo de pelota donde se sabe es muy feliz.

Y es que, como comentaba al inicio, ya nada le quita el sueño a estas autoridades que aspiraban a la Cuarta Transformación del país.

Les tiene sin cuidado que el barco se esté hundiendo. No ven el iceberg. No les importa  que no haya salvavidas. No quieren ver el error. No conciben que su capitán se equivocó. Que el proyecto fallo. Morena y su mesías quieren que los músicos sigan tocando aunque el barco se hunda.

AMLO está rebasado, enfermo de poder, de soberbia, de venganza. Su andar, su proceder, su desinterés, su mal genio, sus tropiezos y lentitud al hablar, su deterioro físico y mental, sus cambios de humor, y su conducta en general, nos da a suponer que ha perdido quizá la estabilidad emocional y/o mental y cada vez se hace más urgente que sea sometido a revisión médica por el bien del país.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones