Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Febrero 2019
Ideas |

El pleito federal

Por: Salvador Camarena

El pleito federal

El pleito federal

Para el gobernador (es un decir) Manuel Velasco, el triunfo de Morena en las elecciones presidenciales y legislativas representó una bendición. No solo amigos de ese partido le permitieron renunciar a su obligación en el Senado y regresar a su Estado a cobrar unos meses más de sueldo, sino que hace unos cuantos días los legisladores detuvieron una moción para que al chiapaneco no se le investigara una cuenta pública.

Así pasa con algunos políticos en estos morenos tiempos, resultaron ganones aunque sus partidos perdieran las elecciones (no se rían, Velasco dizque es del dizque partido Verde); pero con otros políticos pasa exactamente lo contrario, habiendo triunfado en el proceso electoral -como algunos gobernadores- la tendrán muy cuesta arriba este sexenio.

Porque si ustedes van más allá del folclor de la ceremonia de ayer en Palenque, donde el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio por iniciados los trabajos de los trenes Maya (habrá tres: de turismo y carga, y uno subsidiado a pasajeros locales), tendrán que reconocer la canija suerte que tiene Alejandro Moreno, quien cobra como gobernador de Campeche.

No hace falta ir a la hemeroteca digital para contrastar lo que el señor Moreno, llamado por sus amigos Alito, decía de López Obrador antes de que éste ganara las elecciones. Era un priista de la línea dura y como tal actuaba. Pero una vez pasado el 1 de julio, el mandatario campechano cambió su discurso por uno obsequioso (priista al fin) y, casualidad o no, tan súbito giro parece que se traducirá en que Campeche resulte ganón en este sexenio: PEMEX podría irse para ese Estado y del Tren Maya también se beneficiaría, porque incluso si esa obra no funcionara, de aquí a ese supuesto momento de fracaso a Campeche, a Chiapas, a Tabasco, a Yucatán y a Quintana Roo hartos recursos les caerán.

Así que para esos gobernadores los millones prometidos para sus estados bien valen la vernácula misa de ayer, donde se supone que una obra sin datos técnicos se hincó ante un socavón para pedir permiso por el huateque ecológico que armará Fonatur con el Tren Maya.

A pesar de lo anterior, no se les veía demasiado contrariados a los mandatarios que acompañaron a López Obrador. Primero, porque ni que fuera nuevo un gobernador mexicano asistir a ceremonias surrealistas: desde informes de Gobierno hasta jurar hacer cumplir la ley, se la pasan en ello. Pero sobre todo, porque están (y lo saben) entre los ganadores: sus estados son la médula del discurso “Sur versus Norte” que ha instalado la nueva Presidencia de la República. Así que se les ve contentos, chiflando y aplaudiendo, a esos mandatarios que fueron invitados ayer.

Muy distinto la tendrán otros mandatarios, como Enrique Alfaro, de Jalisco, que ayer respingó por el maltrato, eso dice él, que se le da a su Estado al no incluirse en el presupuesto federal dado a conocer este sábado, ninguno de los proyectos de infraestructura que esa Entidad había solicitado.

En su cuenta de twitter, Alfaro denunció que “el presupuesto de egresos se centraliza en los intereses del Gobierno federal, ignorando las necesidades que surgen desde lo local. Para Jalisco, se les quitan recursos federales a los 125 municipios, así como al Estado y por consiguiente a las y los jaliscienses. No se contempla inversión federal para ninguno de los proyectos que desde Jalisco definimos como estratégicos, tales como el saneamiento y rescate del Río Santiago, la Línea 4 del Tren Ligero, la presa derivadora El Purgatorio y el libramiento Sur de Puerto Vallarta”.

Hace once días, al asumir la gubernatura de su Estado, Alfaro dijo que hablarán con franqueza al Gobierno federal, pero que no aceptarían un trato que los jaliscienses no merecen.

Ayer, en su mensaje en twitter, refrendó que “en Jalisco, la palabra empeñada vale; vamos a ver si para el Gobierno de la República también. Nosotros seguiremos de pie exigiendo un presupuesto federal que NO ignore a las y los jaliscienses. Quedan unos días para defender a nuestro Estado y sé que no estoy solo”.

En las próximas horas veremos cómo responden otros gobernadores a las cuentas incluidas en el presupuesto. Pero una cosa es segura, aunque la cobija presupuestal nunca ha alcanzado para dejar felices a todos, es claro que en este arranque de sexenio hay una región consentida, mientras otras entidades deberán remar contra la corriente morena.

Por lo pronto, a ver si algunos mandatarios ya dejan de creerse ese rollo de que la Conago sirve para algo, y aceptan que habrá un pleito en torno al llamado pacto federal.

Temas

Lee También

Comentarios