Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

El inicio del regreso

Por: Sergio Oliveira

El inicio del regreso

El inicio del regreso

Durante más de 70 años, General Motors fue el mayor fabricante de automóviles del mundo. En Estados Unidos llegó a tener más de la mitad de las ventas en el que durante la mayor parte de la historia del automóvil fue el mercado más voluminoso del mundo.

Pero ninguna empresa es grande lo suficiente como para ser inmune al mercado. Basta con recordar a gigantes como la línea aérea PanAm, desaparecida en 1991. O Kodak, hoy una tímida fracción del imperio que fue antes de la fotografía digital. Tampoco podemos olvidarnos de Blockbuster, la inmensa cadena de renta de películas que dejó la puerta abierta para que otros ganaran su lugar en el mundo moderno, como Netflix.

Durante buena parte de las más recientes tres décadas, General Motors vio sus números bajar a una velocidad mayor a la pensada y globalmente fue rebasada por Toyota, Volkswagen y ahora por Renault-Nissan-Mitsubishi. Luego de haber tocado fondo al acudir al capítulo 11 del código de bancarrota estadounidense en 2009, la marca ha regresado a la normalidad, pero lo mejor al menos para mí, fue manejar autos de GM que no sólo me generaron entusiasmo, sino que me parecieron los mejores de su clase al contrario de modelos solo “competitivos”, como estaban haciendo recientemente.

Es muy difícil para cualquier amante de los automóviles no tener al menos un General Motors con el que haya soñado un día. En mi caso era un Chevrolet Opala, una versión brasileña de un auto que se vendió en México como Opel Olímpico. Pero el Opala era solo lo más cercano con lo que me atrevía a soñar, porque lo que realmente deseaba era un Corvette, un Camaro o, mucho más allá, un Cadillac Coupé de Ville de los años 70.

Antigua y nueva calidad

Cadillac era una marca con una imagen tan sólida que en Estados Unidos se volvió sinónimo de calidad. Cuando alguien quería hablar del mejor refrigerador del mercado se expresaba sobre éste como “el Cadillac de los refrigeradores”.

Como en muchas grandes empresas, la marca se volvió arrogante. Tal era la fuerza que tenía sobre el mercado que creyeron que eran capaces de vender cualquier cosa que llevara el nombre de una de sus marcas. Para ganar más dinero era necesario un mercado mayor al que tenían. La otra opción era ahorrar y esa fue la decisión tomada, que a la larga representó muchos problemas de calidad. Le pasó lo mismo a sus rivales domésticos Ford y Chrysler, dejando la mesa puesta para los japoneses, ahora los coreanos y más tarde serán los chinos. A menos que la calidad regrese. Y parece que está regresando.

Para mí en lo particular, dos autos de GM me impresionaron mucho en 2017. El primero fue el Chevrolet Bolt, porque con él GM pudo poner en el mercado un auto no sólo tecnológicamente avanzado, sino con equipo y precio competitivos. Luego pasó lo mismo con la Buick Enclave. Equilibrada, con buen espacio en las tres filas, incluyendo lugar para equipaje; ofreciendo detalles de comodidad para los siete pasajeros, como un puerto USB para cada uno, la Enclave Avenir es un producto que, desde mi perspectiva, no encuentra aún rival en su clase. Y eso es justo lo que debe de hacer una empresa líder: productos líderes.

Tan buena es la Enclave que pensé que su mayor rival estaría en casa y se llamaría Traverse. Pero entre las muchas virtudes de ésta no están los buenos acabados, lo que la deja fuera de la pelea.
La reflexión a que me hicieron llegar en este 2017 es que GM está de regreso. Uno de los pasos que le falta es entender que el lujo y la calidad de materiales ya no son cosa de marcas Premium, como podemos ver en muchos productos de la competencia. Es, sin embargo, un muy pequeño paso que le falta dar en la dirección correcta. Y yo, que un día soñé con tener un Chevrolet o un Cadillac, me siento contento de ver que podré seguir soñando, porque “el General” sigue vivo y parece estar de nuevo preparado para la guerra.

Temas

Lee También

Comentarios