Viernes, 09 de Diciembre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El día que no debería de existir

Por: Rubén Martín

El día que no debería de existir

El día que no debería de existir

El 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, aprobado en asamblea general de la Organización de Naciones Unidas, “profundamente preocupada, en particular, por el aumento de las desapariciones forzadas o involuntarias en diversas regiones del mundo”, el 21 de diciembre de 2010. A partir del 30 de agosto de 2011, cada año millones conmemoran a las víctimas de las desapariciones.

Pero es un día que “no debería de existir”, como dice la señora Silvia Morán, madre de Jorge Abraham Chávez Morán, desaparecido hace ya cinco años, el 19 de julio de 2017, aquí en Guadalajara. “Para mí es un día que no debería de existir, porque no deberían existir los desaparecidos, pero es un día para honrar su memoria, para que sepan que nos los olvidamos, que siempre estamos pensando en ellos y que siempre los estamos buscando”, dice esta madre del colectivo Por Amor a Ellos.

El Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas cobra un significado especial en México, debido a la crisis por desapariciones que existe en el país. Como he recordado en otras columnas, las cifras de la barbarie son mayúsculas. Las dictaduras militares instauradas durante la década de 1970, produjeron menos desaparecidos que los que ha dejado la supuesta “guerra contra el crimen organizado” en México: la dictadura chilena dejó tres mil desaparecidos, la argentina más de 30 mil, la guatemalteca más de 45 mil, y la guerra civil en Colombia dejó un saldo de más de 80 mil desaparecidos.

En México, el pasado mes de mayo se rebasó la cifra de más de 100 mil desaparecidos, y tres meses después hay más de 105 mil personas sin localizar, según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y no Localizadas (Rnpdno). Se llega a estas cifras en un contexto en donde oficialmente no hay una guerra, una dictadura, una guerra civil o un conflicto interno abierto. Las cifras de desaparecidos en México solo son rebasadas por países con guerras civiles o invasiones de potencias extranjeras.

Asociada a la crisis por desapariciones se ha provocado una crisis forense sin precedentes en el país. De acuerdo a una investigación del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México (MNDM), hay en los servicios forenses de los estados 52 mil cuerpos sin identificar.

El estado de Jalisco se encuentra en el epicentro de estas dos crisis. Hasta el día de ayer había 15,034 desaparecidos, según el Rnpdno. Pero como han denunciado colectivos de familiares y organismos de derechos humanos, se trata de cifras rasuradas, pues desde finales de marzo de este año, la Fiscalía de Jalisco no está reportando al registro nacional todos los casos de desparecidos que ocurren en la entidad. Jalisco es, lamentablemente, también líder en cuerpos pendientes de identificar. De hecho, los restos por identificar se han multiplicado en el actual gobierno que encabeza Enrique Alfaro Ramírez. Hasta el 29 de agosto había 3,555 restos de personas sin identificar en los nueve Servicios Médicos Forenses de la entidad; en octubre de 2019 se reportaron 824 restos humanos (Mural, 30 agosto 2022).

La crisis por desapariciones y la crisis forense se viene agravando en todo el país sin que los gobiernos federales o de los estados sean capaces de contenerlas y enfrentarlas. Como respuesta, se han multiplicado los esfuerzos de las familias por organizarse y enfrentar entre ellos estas crisis. El Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México agrupa a más de 60 colectivos de familias organizadas que buscan a sus desaparecidos. En Jalisco, existe al menos una docena de colectivos de familias en zona metropolitana de Guadalajara y otros municipios de la entidad.

Para conmemorar el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, se registraron manifestaciones de familiares en Ciudad de México, Chiapas, Puebla, Baja California, Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Sinaloa, Guanajuato, Coahuila, Oaxaca, Veracruz, Guerrero, lista a la que también se sumaron colectivos de Jalisco.

Esta larga lista de convocatorias a movilizarse, con una marcha, una misa, una velada o acciones para la resignificación de los espacios públicos con memoriales, es una expresión de la fortaleza que está adquiriendo el movimiento contra las desapariciones en México. Un movimiento necesario e indispensable para terminar con la barbarie que golpea a la sociedad mexicana.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones