Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Diciembre 2017

Ideas

Ideas |

El Cardenal Cisneros: V centenario

El Cardenal Cisneros: V centenario

El Cardenal Cisneros: V centenario

El pasado miércoles 8 de noviembre se cumplieron quinientos años de la muerte de Francisco Ximénez de Cisneros, una de las figuras cimeras de la historia de España. Una muy bonita esquela publicada ese día en ABC,* donde pueden leerse sus muchos cargos y méritos, es una síntesis apretada de su obra como estadista, eclesiástico, reformador político y religioso, constructor de instituciones y mecenas de la cultura.

En menos de dos años, entre 1515 y 1517, murieron tres enormes figuras de la historia de España precursoras del Siglo de Oro, sin las cuales España no habría llegado a ser el imperio que fue: el Gran Capitán Gonzalo Fernández de Córdoba (Montilla, 1º de septiembre de 1453-Granada, 2 de diciembre de 1515), Fernando el Católico (Sos, 10 de marzo de 1452-Madrigalejo, 23 de enero de 1516) y el mucho más longevo Cardenal Francisco Ximénez de Cisneros (Torrelaguna, 1536-Roa de Duero, 8 de noviembre de 1517).

Cisneros, cuando joven, había sido un clérigo ambicioso y levantisco que llegó a dar con sus huesos en la cárcel. Más tarde, tras una crisis espiritual, ingresó en la Orden de Frailes Menores y tomó entonces el nombre de Francisco (su nombre de pila era Gonzalo). De su vida monacal lo sacaría la Reina Isabel la Católica en 1492 para ser su confesor, bajo el patrocinio de su protector el Cardenal Pedro González de Mendoza (a quien en 1495 sucedería en la sede primada). Cisneros tenía ya 55 años cuando llegó a la corte. En las postrimerías del siglo XV emprende la reforma del clero secular y de las congregaciones religiosas, adelantándose por décadas a la ruptura luterana y la reforma tridentina.

Como Primado de España, Cisneros era Cardenal y también Canciller Mayor de Castilla; encabezó el Consejo de Regencia cuando, tras la muerte de Isabel la Católica y de su yerno Felipe de Austria, la Reina Juana fue enloqueciendo con rapidez. Cisneros logró que Fernando de Aragón regresara a encargarse del gobierno. Actuaría como regente una vez más en 1516-17, desde la muerte del Rey hasta la suya propia, en espera de la llegada de Carlos I.

En el gobierno eclesiástico tanto como el civil Cisneros fue inteligente, dúctil, diplomático y conciliador hasta donde se podía, pero firme y pugnaz cuando se requería. Su papel en la configuración del Estado fue central. Se preocupó por las obras civiles para el servicio público: acueductos, escuelas, urbanismo. Humanista de su época, apoyó medidas avanzadas como la mejora del calendario juliano propuesta por el papa León X, pero se manifestó en contra de la venta de indulgencias para la construcción de la Basílica de San Pedro (que sería el detonante de la rebelión de Lutero).

A Cisneros se deben, entre muchas otras cosas, la fundación de la Universidad de Alcalá de Henares y también ese prodigio de erudición renacentista que fue la Biblia Políglota Complutense, publicada ya después de su muerte, entre 1514 y 1517.

La Catedral de Toledo recuerda este quinto centenario con una exposición recién inaugurada: Cisneros: arquetipo de virtudes, espejo de prelados.

http://www.abc.es/cultura/abci-esquela-abc-conmemora-cardenal-cisneros-quinto-centenario-muerte-201711081415_noticia.html

Temas

Lee También

Comentarios