Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Noviembre 2019
Ideas |

Delia Arellano Bernal. Nutrióloga

Por: Maya Navarro de Lemus

Delia Arellano Bernal. Nutrióloga

Delia Arellano Bernal. Nutrióloga

Por Iliana Hernández Arce

“Que la comida sea tu alimento y el alimento, tu medicina”

Hipócrates

Delia Arellano Bernal nació en Guadalajara, Jalisco hace casi 42 años, de los cuales la mayor parte del tiempo lo ha dedicado a ejercitarse pues, cuando era niña su mamá la llevaba junto a su hermano a cursos de verano de Taekwondo, futbol, natación, basquetbol. A los 9 años se inició en danza contemporánea,  ella era muy penosa y la danza la hacía sentirse expuesta, así que prefirió el karate, en donde llegó a cinta verde (con tres rayas). Cinta verde en karate significa esperanza.

A los15 años mientras estudiaba para ser instructora de Aerobics  “se enamoró” de los efectos benéficos de practicar este ejercicio que tanto le gustaba, lo hacía  por placer y aún no descubría porqué, pero “se sentía de buenas”.  Y es que el ejercicio ayuda a sentir bienestar, a tener un mejor resultado en cuanto a productividad y autoestima, porque el ejercicio está ligado a algunas hormonas: endorfinas, dopamina y serotonina (hormonas de la felicidad).

Mientras se preparaba para ser instructora de Aerobics, llevó el módulo de nutrición básica, quedó fascinada y decidió estudiar la licenciatura, luego la maestría en nutrición clínica, con ello ha podido desarrollar herramientas que ayudan a otros  a contagiarse de su pasión, “la salud, desde dentro”.  El ejercicio se incluye en su tratamiento nutricional. Pues la nutrición dice “no es una dieta sino un estilo de vida”.

Aparte de su consulta privada, Delia da clases en la UNIVA y en la UNAG (Universidad Antropológica de Guadalajara),  es asociada en un centro de coaching de vida y bienestar integral.  En concordancia a esta era cibernética, su consulta además de presencial puede ser en línea,  individual, grupal, familiar o empresarial.  Imparte talleres de nutrición en escuelas y empresas.  Siempre hacia adelante, innovando técnicas, cursos, talleres pues como todo lo demás,  la nutrición tiene que ser personalizada e integral: “Nutrición para mi tiene 4D: comer, hacer ejercicio,  autopercepción  y energía congruente”.

La alimentación es esencial para vivir, sin embargo, comer se vincula a factores culturales, sociales y psicológicos. Delia en un momento de su vida descubrió que no se sentía cómoda con su cuerpo delgado, bien nutrido y ejercitado; entonces cayó en cuenta que a su consulta acudían mujeres bellas que tampoco aceptaban su cuerpo y que incluso usaban frases como “si yo tuviera un cuerpo como tú”.  Este problema doloroso, derivado en gran parte del mensaje que la familia y  la sociedad imprimen al cuerpo de la  mujer (aunque en los hombres el porcentaje es menor, algunos sufren esta misma sobrecarga emocional)  

“En la práctica profesional de la nutrición, el tema de la autopercepción ha sido para mí motivo de múltiples interrogantes.”

Entonces, realizó un diplomado en yoga, momento en el que  pasó del ejercicio a la espiritualidad (Aleteia) siendo el yoga una filosofía de vida que equilibra tres planos de la existencia humana: físico, mental y espiritual. Sin dejar de practicar yoga, con 18 años de experiencia en esta labor de bien nutrir y su búsqueda constante llegó a la Bioneuroemoción,  corriente que propone una visión unificada de la vida en todas sus manifestaciones: físico, emocional, mental y espiritual, porque en el ser humano todo está interrelacionado,  “por eso no es lo mismo comer que nutrir”.  

Delia ha integrado en su consulta la Bioneuroemoción, pues este método tiene como objetivo principal comprender e incidir sobre el bienestar emocional. El elemento principal con el que trabaja se fundamenta en el cambio de percepción y la comprensión de la información transmitida por nuestra cultura y nuestra familia, con el objetivo de lograr un mayor bienestar perceptual, corpóreo y, por lo tanto, emocional.

“Justamente esa es la necesidad de nutrir desde dentro, o sea, primero el pensamiento que gestará una emoción secundaria o viceversa; una emoción primaria que gestará un pensamiento o una emoción secundaria”.

Si no hay un cambio desde el interior,  no puede haber un cambio real externo en la persona, pues aunque existan características comunes en las personas con sobrepeso real o imaginario, los tratamientos deben atender las particularidades de cada persona para crear un verdadero cambio y no dejarlas caer en un discurso motivacional vacío.

“Enciende un sueño y déjalo arder en ti”.

William Shakespeare

La nutrióloga ha dedicado su trayectoria al bienestar de las personas.

Temas

Lee También

Comentarios