Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 15 de Diciembre 2017

Ideas

Ideas |

Costosa madurez

Costosa madurez

Costosa madurez

Max Verstappen todavía celebraba su cumpleaños número 16 años cuando sorpresivamente arribó a la Fórmula Uno, pero pronto demostró que a pesar de la poca experiencia el piloto tenía el talento necesario para competir y una cabeza sobre sus hombros capaz de sortear la presión que genera competir al máximo nivel en cualquier deporte. Recordemos que fue antes de finalizar su primera temporada completa en el serial cuando por buen desempeño en Toro Rosso y la increíble caída de Daniil Kvyat en donde ganó la confianza de Red Bull y fue promovido a esta escudería para acompañar a Daniel Ricciardo. Max no desperdició la oportunidad y se llevó el triunfo en la primera competencia que participó detrás del volante en España para Red Bull.

2017 debió de haber sido la temporada de ensueño para el holandés, pero una serie de problemas de fiabilidad durante la primera parte del campeonato le impidieron finalizar seis de 12 carreras a un costo de puntos importante, con lo que probablemente hubiera competido más de cerca con Daniel Ricciardo en el campeonato mundial de pilotos, al final Max se tuvo que conformar con el sexto puesto y una diferencia de 52 puntos con su compañero.

De ninguna manera insinúo que tuvo una mala campaña, dos victorias y memorables actuaciones, pero la ambición y desesperación comenzaron a tensionar el ambiente dentro de los fosos de Red Bull, culminando en una crítica pública por parte del piloto a su escudería aquejando los problemas de fiabilidad. Las declaraciones abrieron la puerta a posibles postores por el talento de Max, incluido Mercedes, por lo que Christian Horner, cabeza de Red Bull, no perdió tiempo y ofreció a Verstappen un contrato que asegura la permanencia de la joven estrella hasta 2019 con la posibilidad de dos años más.

Aunque los detalles del acuerdo no han sido publicados, personas cercanas a la escudería aseguran que el nuevo contrato convirtió a Max en el tercer mejor piloto dentro de la parrilla, sólo por detrás de los tetracampeones Sebastian Vettel y Lewis Hamilton. Aplicando la ley de eliminación, el salario del holandés sería de entre 18 millones de libras hasta 26 millones, impresionante para el piloto que sólo hace un par de semanas celebró dos décadas de haber nacido.

La extensión del contrato y el crecimiento exponencial del salario de Max, el año pasado cobró poco más de cuatro millones de dólares, es una clara revelación de las intenciones por parte de Red Bull para crear un equipo alrededor de Max, forjando y fortaleciendo las relaciones entre la escudería y aprovechando la magia de su ingeniero y diseñador Adrian Newey, para lograr recuperar el dominio que tenían en el amanecer de la década.

No tengo duda que Max pueda conseguir múltiples campeonatos del mundo en el futuro, pero la apuesta económica y compromiso a largo plazo me parece evidencia de la necesidad de la Fórmula Uno por talento, personalidades y pilotos dispuestos a competir para entretener.

Preguntas y comentarios @desdepista

Temas

Lee También

Comentarios