Domingo, 05 de Abril 2020
Ideas |

Coronavirus: de la crisis de salud a la económica

Por: Jaime Barrera

Coronavirus: de la crisis de salud a la económica

Coronavirus: de la crisis de salud a la económica

Además de los efectos en la salud de cada vez un número mayor de países, que se expresaban hasta ayer con siete mil 144 fallecimientos y 182 mil 368 infectados, el coronavirus puso nuevamente ayer a temblar los mercados y Wall Street sufrió pérdidas no registradas desde 1987.

El temor a la imparable expansión de esta pandemia, así como las declaraciones hechas ayer por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el sentido de que esta crisis sanitaria podría prolongarse hasta julio o agosto y que sugería a los estadounidenses no tener reuniones de más de 10 personas, provocaron un retiro inédito de acciones y la caída de muchas de las bolsas del mundo.

Así, a los efectos económicos causados inicialmente por la parálisis en China, considerada la fábrica del mundo y donde inició el brote a fines de diciembre pasado, y a medidas extremas como el cierre de los aeropuertos de Estados Unidos a los vuelos procedentes de Europa, y el cierre de las fronteras de la Unión Europea al menos por 30 días anunciado ayer, vino a perturbar aún más a la economía mundial.

Ante este escenario de incertidumbre, es más que preocupante no sólo la reacción tardía para la aplicación de medidas preventivas para evitar la propagación del virus que ha tenido el gobierno de la autollamada cuarta transformación, sino la forma en que ha minimizado sus efectos en la economía del país.

Apenas el viernes pasado, en la reunión nacional de los banqueros, López Obrador aseguró que a pesar del coronavirus había en México “condiciones inmejorables para crecer”.

La cuestión es que a este discurso, más que triunfalista del Presidente, no lo acompañan medidas y estrategias emergentes para tratar de atenuar la contracción económica mundial que ha traído el coronavirus y que ya ha provocado una depreciación récord del peso frente al dólar.

Más aún por los efectos a la baja que puede traer a México la desestabilización en los precios del petróleo por los desacuerdos al seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Ante la parálisis que ha provocado la pandemia, por las obligadas acciones de distanciamiento social, en muchas actividades económicas, señalan los expertos, el gobierno mexicano debe tener claros los escenarios de afectación en los temas de precios de mercancías e insumos por escasez y los efectos de un eventual repunte inflacionario que afecte la producción y el empleo. En ese sentido, las autoridades mexicanas deben apoyarse en el presupuesto público para readecuar sus prioridades de gasto y redefinir la selección de las obras públicas y los programas sociales para fortalecer la creación de empleos.

En la medida que se haga un planteamiento concreto del gobierno mexicano ante la contingencia se podrá recuperar la confianza del empresariado nacional, y de las calificadoras de no reducir la calificación crediticia de México, ya que pese a las finanzas públicas sanas que se mantienen en el país, sigue afectando la baja recaudación de impuestos por la innegable desaceleración económica que se expresó en el crecimiento cero, la caída en la generación de empleos y de inversión nacional.

jbarrera4r@gmail.com

Coronavirus

Temas

Lee También