Miércoles, 29 de Enero 2020
Ideas |

Conflicto conjurado

Por: Jaime Barrera

Conflicto conjurado

Conflicto conjurado

Lo que pudo ser el primer gran conflicto público del año en Jalisco y que hubiera tenido repercusión nacional quedó conjurado con la oportuna rectificación del gobernador Enrique Alfaro al dar marcha atrás al cobro de un derecho especial para que los transportistas de carga pudieran circular en el Área Metropolitana de Guadalajara.

Como se sabe, desde fines del año pasado que el Ejecutivo estatal propuso y a la postre se aprobó en el Congreso del Estado la Ley de Ingresos 2020 en la que se contemplaba un cobro de seis mil pesos anuales por unidad para circular en la ciudad, un registro de ingreso, pagos por permisos de 72 horas y multas para quienes incumplieran con esta nueva norma, los cargueros afiliados a la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram) y de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) manifestaron su desacuerdo con esa medida.

Además de reprochar que no habían sido atendidos sus argumentos en las mesas de diálogo a las que convocó el Gobierno del Estado para tratar de consensuar esta política pública, veían en el cobro una intención más bien recaudatoria.

Pese a que no existen paraderos o zonas definidas para estacionarse de seis a nueve de la mañana, los transportistas siempre se mostraron dispuestos a acatar esta medida para no ingresar esas tres horas a la ciudad, que ayuda sin duda a mejorar la circulación vial y disminuir la contaminación en esas horas pico, como ya se notó desde el 1 de enero que se les empezó a impedir el acceso a la metrópoli en esas horas.

En lo que siempre manifestaron su férreo rechazo fue al cobro por considerarlo anticonstitucional y atentatorio del derecho al libre tránsito.

Alegaban que ya pagaban un impuesto federal para poder circular en todo el país, por lo que no estaban dispuestos a pagar un impuesto más.

Pero su mayor preocupación era que si permitían este cobro especial en Jalisco, en el futuro cercano muchos otros estados de la República mexicana pretenderían aplicárselos también. Para que se diera marcha atrás a la venta de ese derecho especial los transportistas endurecieron su posición y convocaron al paro que realizarían este miércoles 15 de enero, en el que bloquearían con sus unidades carriles de todos los ingresos a la metrópoli.

Ante este panorama, desde el Gobierno del Estado hubo una buena operación política que permitió primero que la Conatram, que había desplegado en las últimas semanas un discurso altamente combativo hacia esta medida del Gobierno estatal, comunicara por escrito en una carta enviada al despacho del gobernador el jueves pasado, que cancelaba la convocatoria de paro hecha para el 15 de enero.

Ya con el paro suspendido, el viernes pasado el gobernador anunció en sus redes sociales que aceptaba la petición de los transportistas por lo que firmaría una iniciativa para modificar la Ley de Ingresos y así evitar el cobro. Toca ahora a los transportistas cumplir estrictamente con los pesos y dimensiones que marca la Ley para dañar lo menos posible la infraestructura vial de la ZMG. 
Enhorabuena por el conflicto conjurado.

jbarrera4r@gmail.com
 

Temas

Lee También