Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Abril 2018
Ideas |

Conclusión

Por: Jaime Gallardo

Conclusión

Conclusión

La Selección mexicana concluirá mañana en Gdansk su actividad del año a tan sólo siete meses del inicio del Mundial de Rusia. Quedan nada más los 90 minutos del partido contra Polonia antes de realizar el balance final, lo que no es un impedimento para señalar, a manera de anticipo que 2017 fue de claroscuros.

Las bienaventuranzas de los directivos, Juan Carlos Osorio las consumó calificando al Mundial caminando, logro bien trabajado, categórico e incuestionable.

El Tri recuperó la hegemonía perdida en los dos últimos procesos en las eliminatorias de la Concacaf, haciéndolo con autoridad; por lo tanto, no se le puede regatear el mérito, ni su valor al cumplimiento de este cometido. Pero tampoco se debe hacer una apología del hecho, a menos que sea directivo de la FMF, del aparato promocional.

Simplemente las aguas volvieron a su cauce, acontecimiento importante tomando en cuenta lo que sucedió en los dos procesos anteriores, los entrenadores nacionales en su momento, habrían dado lo que fuera para que en sus gestiones las cosas hubieran marchado como años después le resultarían a Osorio.

Pero en el año que está por terminar se comprobó que el Tri es el “Gigante de la Concacaf”, o el “Rey Tuerto” según el ángulo por el que se mire. Los federativos se regodean repitiendo que con el seleccionador colombiano no hubo contratiempos para ganar la calificación a Rusia, asegurándoles un gran negocio.

Pero no sólo se jactan, están convencidos y así lo reiteran, que se hará un gran Mundial. Como autómatas repiten que, nunca como hoy, se tienen a tantos jugadores en las Ligas europeas que hay una generación de futbolistas de mucha calidad.

Lo grave del asunto es que fuera de las eliminatorias, a la Selección no le fue bien en los torneos que disputó este año. Hecho que le pone un “estate quieto” a las entusiastas afirmaciones de los dirigentes que auguran un brillante porvenir en Rusia 2018.

Los claros fueron sin duda en el Hexagonal Final de la Concacaf, los obscuros en la Copa Confederaciones, torneo en el que el Tri terminó en el cuarto lugar habiendo iniciado con una buena actuación que terminó en empate ante Portugal, después triunfos deslucidos sobre Nueva Zelanda y Rusia, en Semifinales se produjo la humillación alemana y luego en el partido por el tercer lugar México cayó en tiempo extra ante Portugal con el patético show de Osorio que le costó varios partidos de suspensión.

En la Copa Oro, con otro plantel, pero con el mismo entrenador, el equipo mexicano se topó con Jamaica y ahí bailó las calmadas en dos ocasiones y en Semifinales terminó la aventura, se regresó a casa con el fracaso a cuestas.

Podrá haber división de opiniones respecto al porcentaje de lo positivo y lo negativo del balance final del año.

En las buenas y en las malas, las críticas a Juan Carlos Osorio fueron permanentes, generalmente con fundamentos, las rotaciones o las formas de plantear los partidos fueron distanciando al Tri de su afición, nunca una calificación al Mundial fue tan desangelada como ésta.

El Tri reaparecerá el 31 de enero de 2018 en partido del “Mole Tour” en donde se presentará en el Alamodome de San Antonio.

Temas

Lee También

Comentarios