Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Ideas |

Ayotzinapa: 5 años sin 43 y miles más

Por: Rubén Martín

Ayotzinapa: 5 años sin 43 y miles más

Ayotzinapa: 5 años sin 43 y miles más

“La noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre nos despertaron los pedidos de auxilio de nuestros hijos. Por teléfono nos llamaban para decirnos que policías los estaban persiguiendo en Iguala. Horas más tarde, los medios de comunicación daban cuenta que los policías de Iguala habían asesinado a varios estudiantes. De inmediato acudimos a la Normal Rural de Ayotzinapa. Cuando llegamos a la cancha techada había muchos padres de familia buscando a sus hijos. Los alumnos de Ayotzi nos trasladaron a Iguala a la Fiscalía Regional. Ahí estaban muchos normalistas con sus rostros marchitos y asustados por el horror y la cercanía de la muerte que habían experimentado tan sólo unas horas antes. Sus padres los abrazaban y lloraban de alegría por encontrarlos sanos y salvos. Nosotros buscamos a nuestros hijos. No estaban. Desde entonces hemos andado por todas partes del país buscándolos y exigiendo al Gobierno su presentación con vida. Desde aquí les decimos: Queridos hijos, los llevamos en el corazón y no descansaremos hasta encontrarlos. Así tengamos que dar la vida”.

Estas son las palabras que Hilda Legideño Vargas pronunció ante los legisladores de todos los partidos en la Cámara de Diputados el jueves pasado, al cumplirse cinco años de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, la noche del viernes 26 de septiembre y la madrugada del sábado 27 de septiembre de 2014.

Han pasado mil 825 días y, desde entonces, Hilda Legideño busca a su hijo Jorge Antonio Tizapa Legideño, uno de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, desaparecidos por una colusión de fuerzas de seguridad estatales (de los tres órdenes de Gobierno) y del crimen organizado, como de por sí opera en la mayor parte del territorio nacional.

Esta vez, la voz de las madres de los normalistas de Ayotzinapa sí pudo ser escuchada en la mal llamada “tribuna del país”. Esta vez hubo acuerdo de fuerzas parlamentarias para que los familiares de los 43 pudieran hablar en la Cámara de Diputados. De manera mezquina, en la otra Legislatura se les negó este derecho.

Hay otro Gobierno y otra composición parlamentaria en el Congreso de la Unión. Hay otro discurso, otro modo de relacionarse con los padres y madres de los normalistas desaparecidos. Se creó, incluso, una Comisión de la Verdad para el caso Ayotzinapa, que funciona desde enero de este año.

Pero a pesar de otro discurso y otras posibles intenciones, hasta ahora Hilda Legideño y otras 42 cabezas de familia siguen sin saber el paradero de sus hijos.

Y así, miles de familias más que buscan a sus hijos desaparecidos por todo el país. No bastan las buenas intenciones del nuevo Gobierno. Debe dar resultados.

Empezando por detener las cadenas de impunidad en las que están entrelazados funcionarios y fuerzas de seguridad pública con organizaciones del capitalismo ilegal que pagan la protección del territorio.

Debe sancionarse a quienes construyeron un embuste y una distracción del caso Ayotzinapa, a la que llamaron “verdad histórica”. No existió tal y por el contrario, las malas prácticas, las torturas y los encubrimientos tienen a la mayoría de detenidos por este caso fuera de la cárcel.

A cinco años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el Estado debe corresponder su palabra con los hechos, terminando la impunidad, dar con el paradero de los 43 normalistas y lo mismo con los más de 40 mil desaparecidos que ha dejado la guerra en México. Basta de impunidad. Es tiempo de la justicia.

Temas

Lee También

Comentarios