Martes, 30 de Noviembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Alexandra

Por: Gabriela Aguilar

Alexandra

Alexandra

¿Cómo identificar dónde termina el sueño y dónde comienza la pesadilla? Para Alexandra Morales, una joven maestra estadounidense de 24 años, el sueño comenzó cuando decidió viajar de Atlanta, su Estado natal, a esta ciudad para acudir al concierto del grupo Codiciado, en el Auditorio Metropolitano el pasado 29 de octubre. Su ascendencia guerrerense la liga a México, a donde viajaba con frecuencia. Esta vez el destino era Guadalajara, donde se encontraría con su novio Fidel, originario de Guerrero, para disfrutar de unos días libres. 

El Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo fue el punto de encuentro con Fidel y apenas coincidieron fueron a recoger el auto reservado en una arrendadora del aeropuerto, más tarde el hotel y finalmente el concierto. Después se perdió todo contacto con Alexandra, quien mantenía comunicación constante con su familia, por lo que les alarmó no saber nada de ella desde del 30 de octubre. Comenzó la pesadilla. 

La denuncia no se hizo esperar, por la desaparición de la chica y el vehículo arrendado. La familia de Alexandra mantuvo contacto con la familia de Fidel, después dejaron de responder llamadas. Se intensificó la búsqueda. Las redes sociales solicitaron apoyo para localizar a ambos jóvenes. La doble búsqueda tuvo una rápida respuesta: en un par de días encontraron el auto y dentro de él los restos de la joven. Después fue localizado Fidel, quien fue detenido y a quien se presume como autor del feminicidio. 

Quizá Alexandra despertó antes de lo que Fidel esperaba, quizá ella tuvo oportunidad de identificar la pesadilla, o quizá no.  Tal vez si se hubiera percibido la alerta de violencia, que comenzó con la discusión durante el arrendamiento del auto, habría servido para que las autoridades actuaran a tiempo; en una zona federal custodiada por la Guardia Nacional y seguridad privada la respuesta sería inmediata, pero ¿quién que ve discutir a una pareja en público inicia una denuncia si no lo hace la propia víctima? Esa tolerancia a la violencia tan normalizada y que en el silencio o una mirada de sesgo se encierran tantos abusos.

Quizá si Alexandra hubiera compartido que su encuentro con Fidel no era lo que esperaba en lugar de enviar una fotografía, la última que pudo captar, en la que luce radiante vistiendo una blusa blanca y una falda roja durante su llegada al concierto, la misma imagen con la que la conocimos en la petición de búsqueda y en cada nota transmitida, la historia sería otra, o quizá no; pero ahora ella se suma a la lista de víctimas de feminicidio que se registran en Jalisco, con una investigación a toda prisa en donde brilla, otra vez, la presión que las redes sociales en Estados Unidos y en México ejercieron sobre el caso, desde la denuncia hasta la intervención internacional. 

Para la familia Morales despertar a la realidad significa dolor. Ése mismo que en Jalisco han experimentado los familiares de más de 12 mil desaparecidos y que mantiene en un insomnio permanente a quienes lidian con la pérdida. 

Sólo la confesión de Fidel dará respuesta a las incógnitas, pero el padre de Alexandra, que viajó a Guadalajara para repatriar los restos de la joven maestra, no deja de lamentar la pesadilla que vive; esta historia de terror que hace unos pocos días comenzó como un sueño hasta que el sueño le arrebató a su hija.

puntociego@mail.com

Temas

Lee También