Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

"Adiós aparecidos"

Por: Carlos Enrigue

"Adiós aparecidos"

Una de las pruebas de que nos estamos volviendo gringos es la desaparición de las ánimas purgantes que andaban por estos rumbos en busca de algo que dejaron pendiente por acá, es más, antes había pinturas e imágenes de ánimas ardiendo en llamas, incluso había la devoción al ánima sola y se oraba por ellas; en casa había una pintura de la ánima sola, colgada en alguna pared -representaba una persona en llamas con las manos en el rostro que clamaba- hasta que un sobrino que nos visitaba en su infancia preguntó si esa figura estaba hablando por celular. Por alguna extraña situación a partir de ese día comenzó a desaparecer la pintura hasta que la perdí de vista.

Cómo no mencionar esos magníficos endecasílabos (espero que lo sean porque la frase me salió pintada, si no, lo siento, pero todo sea en razón de la pretensión de elegancia que busco) que constituyen los versos del Ánima de Sayula, obra del vate michoacano Teófilo Pedroza quien allá por el siglo XIX la escribió y cuyo inicio ya figura entre las grandes obras literarias al escucharse aquello de “En un callejón ruinoso/ de Sayula en el lugar/ vive Apolonio Aguilar/ trapero de profesión……..” grandiosa, si no la conoce, búsquela, no se va a arrepentir y mejorará sin duda la figura de estos espíritus.

Antes había muchas historias de éstas, recuerdo en especial la historia del Gentil, ánima que también tenía tendencias heterodoxas ya que por sus rumbos -que eran por los rumbos de la costa- y salía por las noches en busca de galanes guapos (le han de ver chocado los feos) los que desaparecían para siempre.

En los panteones reales, estos que tienen telarañas, murciélagos y desde luego muertos, todavía hay personas enteradas que en esta época organizan visitas a estos y cuentan historias de fantasmas que no son otra cosa que ánimas con diferente designación, si mal no recuerdo en el bellísimo panteón de Belén hay la historia de un niño. Si usted no ha hecho estas excursiones, le recomiendo muy enfáticamente que pregunte en el Ayuntamiento y en cultura por estos eventos, que desarrollan personas muy enteradas de este tema.

Mi nana Serafina, que era un personaje único que nos platicaba de ánimas y aparecidos y nos hizo quererlos y tomar gusto por ellos, acostumbraba contarnos historias acerca de estos e incluso que rezáramos por ellos porque por eso andaban penando, pero su destino final era el cielo, al que accederían una vez que hicieran aquello que les faltó de hacer cuando estuvieron vivos y esas conductas eran variadas, podían venir  para ayudar a alguno a lograr algo o a evitar que lo lograra, eran muy socorridos aquellas ánimas que venían a comunicar a algún viviente el lugar dónde se encontraba un tesoro, estos eran muy populares y con seguridad había muchos tesoros enterrados, pero no eran las únicas razones de que anduvieran penando. Eran bellas historias.

@enrigue_zuloaga

Temas

Lee También

Comentarios