Lunes, 10 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

AMLO y el impulso autoritario

Por: Diego Petersen

AMLO y el impulso autoritario

AMLO y el impulso autoritario

Hace poco más de tres años, en plena campaña a la presidencia del 2018, escribí: “Si alguien puede derrotar a Andrés Manuel López Obrador es El Peje, esa especie de otro yo autoritario, intolerante e imprudente que vive dentro del propio Andrés”.

Dentro de todo político hay un monstruo, un impulso autoritario que no es otra cosa que la manifestación más burda y mundana del ejercicio del poder. De ahí la necesidad de que existan la división de poderes, los contrapesos en las cámaras e instituciones y los contrapoderes, el principal de ellos, la prensa libre. Entre más grande es la voluntad de transformación de un presidente o gobernador mayor es su pulsión autoritaria. Pienso en Salinas, por citar al más reciente de los presidentes con gran visión transformadora (para bien o para mal) y con un ejercicio férreo del poder.

Las últimas semanas hemos visto la versión más autocrática de López Obrador, contradiciendo lo que había sostenido hace unos meses y justificando lo injustificable, incluso lo ilegal. Esa es a fin de cuentas la expresión máxima del poderoso: estar por encima o más allá de la ley. Decir que la ampliación del periodo del presidente del Poder Judicial a través de un transitorio en una ley general no sólo no es anticonstitucional sino que es necesaria porque asegura la transformación que él desea, lleva implícitas tres cosas: que la única transformación posible es la que dicta el poderoso; que sólo es posible con quien él decide, dejando ver que el resto de los magistrados, incluyendo a los que él propuso, son demasiado corruptos o demasiado pequeños y, finalmente, que la Constitución como ordenamiento está debajo de su mandato. 

La mejor versión de sí mismo es cuando tiene que construir soluciones con otros, no cuando busca imponer visiones, por justas o correctas que pudieran parecer

En su pleito contra el INE, ya no por el caso de Félix Salgado Macedonio sino por el ordenamiento de retirar de las redes una conferencia mañanera en la que promovió logros de sus programas sociales, el argumento es peligrosamente autoritario. Cito: “Es mi derecho de manifestación, es mi libertad y eso está por encima de cualquier otra disposición o de cualquier reglamento”. Si las leyes y reglamentos electorales son anticonstitucionales porque violan el derecho de manifestación y la libre expresión lo son para todos, no sólo para él y sus cuates. A lo que tiene derecho López Obrador como ciudadano y como Presidente es a combatirlas por la vía jurídica (a través de un amparo) o legislativa (a través de una reforma), jamás a violarlas. 

AMLO, el hombre de poder, necesita contrapesos. Como todo político, la mejor versión de sí mismo es cuando tiene que construir soluciones con otros, no cuando busca imponer visiones, por justas o correctas que pudieran parecer.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También