Lunes, 03 de Octubre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

AMLO, ¿chochea o demencia senil?

Por: Daniel Rodríguez

AMLO, ¿chochea o demencia senil?

AMLO, ¿chochea o demencia senil?

El pasado fin de semana el presidente López Obrador, al referirse al vínculo entre México y Estados Unidos, dijo: “Debemos de procurar siempre mantener relaciones de cooperación, respeto a nuestras soberanías y de amistad entre los pueblos, y desde luego, procurar resolver de manera pacífica y mediante el diálogo todas las diferencias, NO PELEARNOS CON EL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS”. Cuando dijo eso, ¿estaba consciente de lo que decía, ya no tiene memoria o se le olvidó la manera tan desafiante y retadora que ha mantenido esa relación sobre diversos temas?

El comentario lo hizo al hacer referencia a las consultas que están a punto de iniciarse entre Canadá, Estados Unidos y México sobre las posibles violaciones de nuestro país en algunos artículos del tratado de comercio (T-MEC), del que había dicho de manera provocadora -sin ser necesario-, “no vamos a ceder, porque es un asunto de principios, tiene que ver con nuestra soberanía. Aun tratándose del mercado más importante del  mundo, si tener acceso a ese mercado nos implica soberanía no lo aceptamos, no vamos a entregar nuestra independencia a ningún gobierno extranjero”.

Habrá que recordarle al presidente como se ‘enfrentó’ a Joe Biden al boicotear recientemente la Cumbre de las Américas por no invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la reunión, señalando que “es seguir con la vieja política de intervencionismo, de falta de respeto a las naciones y a sus pueblos”, además de hablar de Cuba como “un ejemplo de resistencia, que merece ser declarada Patrimonio de la Humanidad”.

Con el mismo mandatario estadounidense se ‘encaró’ cuando fue uno de los tres líderes mundiales que reconocieron la victoria -de Biden- hasta el voto final y formal del Colegio Electoral.

Lo mismo sucedió con el enfrentamiento con senadores estadounidenses que pidieron al Secretario de Estado Antony Blinken “instar al gobierno mexicano a mejorar seriamente los esfuerzos para proteger a los periodistas”, a lo que AMLO dijo: “Estos senadores están acostumbrados a otra cosa, son denuncias sin sustento, es por la temporada -de elecciones- y ahora los conservadores de México está acusandonos en el extranjero”.

Y qué tal cuando solamente unos minutos antes de recibir a la vicepresidenta Kamala Harris -junio 8-, López Obrador con dureza acusó al gobierno estadounidense de estar detrás de la financiación de organizaciones civiles a las que considera parte de la oposición y presentó una queja diplomática, al considerarlo una injerencia en la soberanía mexicana.

También hay que recordarle al presidente su amenazante propuesta de ‘desbaratar’ la Organización de Estados Americanos (OEA) y retirar su centro de operaciones en Washington y ubicarlo en un país al sur del Río Bravo, alejado de la influencia de la Casa Blanca.

Son muchos los ejemplos de retos y bravuconadas que ha hecho el presidente mexicano, que lo único que han logrado es mantener una áspera relación, a pesar de la dependencia mutua que tenemos ambos países.

López Obrador habla, habla y habla, dando la impresión de una postura inflexible. Sin embargo, los hechos dicen lo contrario, como por ejemplo con el despliegue de fuerzas federales -a petición del gobierno de Estados Unidos- para contener el paso de los migrantes que provienen de la frontera sur. Las últimas cifras dadas a conocer por la mismaSecretaría de la Defensa revelan que en los 19 meses de la administración de Biden, México ha incrementado casi un 300 por ciento la presencia de militares, colocando un triple escudo, para evitar que las caravanas avancen a la frontera norte, además de que las detenciones han llegado a números excepcionales. Como quien dice ‘Perro que ladra, no muerde’,... ¡ah, pero cómo molesta!

El caso del presidente, como han calificado -ya en innumerables ocasiones- algunas voces de la oposición, es que ya ‘chochea’ o como dijera el científico y psicólogo francés Gerard Simonelli: “Andres Manuel López Obrador presenta todos los síntomas de una persona con demencia senil. Y va a ser común, encontrar cada vez más contradicciones entre su proceder y sus discursos”. ¿Usted, qué opina?

daniel.rodriguez@dbhub.net

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones