Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 16 de Diciembre 2017

Ideas

Ideas |

¡25 mil millones!

¡25 mil millones!

¡25 mil millones!

Una enorme cantidad de dinero para manejarse en la imaginación ya o digamos que la cifra se pueda contar materialmente en un corto tiempo. Por supuesto que la fuente son los impuestos que pagamos todos los que sí generamos economía con nuestro trabajo cotidiano. Tal vez le sea difícil imaginar a quien ha solicitado así, nada más casi de un plumazo, un dinero que sin duda alguna, de hacerse realidad o el destino o aplicación que se le quiere dar, que ese dinero será tirado a la basura, sin que haya reflejado el mínimo de los beneficios a la gran masa trabajadora.

Un altísimo porcentaje de personas en movimiento diario para cumplir responsablemente, sus horas de trabajo. Miembros de una población que, parafraseando al colega Carlos Vázquez Becerra, le gana “la carrera a sol” el sol, porque tiene que empezar casi en la madrugada para poder en muchos casos, abordar transporte que la lleve a su fuente de trabajo a tiempo; recorrido que le puede llevar en tiempo hasta dos horas de desplazamiento, así que, cuatro horas de ida y vuelta sumadas a las ocho de labores, son pues doce horas en las cuales los trabajadores él o ella, le dedican con su esfuerzo y sudor al sostenimiento económico del país. La voz de la calle, al enterarse de ese enorme despropósito de utilizar 25 mil millones de pesos para la propaganda política de los partidos, se siente o se nota la indignación muy justa y, por otro lado la falta de sensibilidad de quienes en el “gobierno” y con un dudoso rubro en el presupuesto de ingresos puedan, sin rubor alguno autorizar ese desperdicio.

Podemos no solo imaginar sino socialmente calcular, que la tan llevada y traída cantidad de los millones, invertida en proyectos de rentabilidad seguramente aportaría recursos para el avance social que inicia con la comida, la educación y la salud; se estaría forjando el país que merece ser, dado sus enormes recursos naturales, desde siempre no vistos y si desaprovechados. Hemos de repetirnos que hay están nuestros climas, nuestros mares, nuestros suelos y los temporales de lluvia. Claro que detrás de un escritorio y a distancia y sin conocimiento mínimo de la geografía real, siempre se esperan errores y equivocaciones. Tal parece y, en realidad así es, que la centralización del manejo institucional de los grupos de gobierno federal y estatal, ha sido nociva y sigue siéndolo para la acertada distribución de las decisiones.

Parte, o una cantidad de esa enorme cifra bien se podría utilizar ahora si en un proyecto agropecuario que desde siempre el hombre de campo, ha estado esperando. En las regiones y zonas rurales productoras de cosechas, y ganadería y en ambos casos los derivados de las mismas, el hombre de campo es considerado como la briago o trabajador agrícola cuyo capital de trabajo son sus brazos, su esfuerzo y su lamentable pobreza económica; al lado de esta fuerza de trabajo está el pequeño inversionista, que a pesar del riesgo de perder su inversión o, cuando más “salir a mano” en el mejor de los casos, sin embargo llega a recibir alguna ganancia mínima, al poner su producto en manos de intermediarios y especuladores.

La propaganda siempre triunfalista que nos “bombardea” constantemente no siempre arranca de la realidad, datos e información, lo hemos vivido desde siempre, son producto de las estadísticas de escritorio.

Bien quisiéramos, y esperamos las decisiones al más alto nivel político de mando, que quienes se involucren en la producción agropecuaria lleven como requisito la experiencia de trabajo de campo tanto operativo como administrativo y por supuesto el manejo vertical y honesto del dinero de inversión; debemos pues abandonar el triunfalismo retorico. Por ejemplo el fruto del plátano: cuál es su calidad de mercado aceptable en la exigencia del concepto de nutrición? Cuáles son las áreas o regiones en donde se hace el cultivo del bananero? Saben los productores el costo real del cultivo? Este lo hacen con el conocimiento de todos los factores que intervienen como son las condiciones y calidad del suelo, la constante de humedad que requiere en su ciclo biológico? Conoce el productor la cualidad de los insumos fertilizantes para la nutrición? Cuáles son los fertilizantes que intervienen y cuales las dosis requeridas?

Aquí dejamos esta parte del tema para continuarla en próxima colaboración.

Temas

Lee También

Comentarios