Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 24 de Abril 2019
Ideas |

* Penurias

Por: Jaime García Elías

* Penurias

* Penurias

Si hasta el Real Madrid -la encarnación del orgullo- sufre afrentas como las hilvanadas en las últimas semanas, tiene etapas en que arrastra lastimosamente la cobija y poco le falta para buscar tortillas duras en el bote de la basura para comer, ¿qué tiene de sensacional que, en México, América y Cruz Azul, finalistas del precedente Torneo de Apertura, coleccionen descalabros insospechados, sufran humillaciones impropias de su linaje y naveguen a la deriva en la parte baja del tabulador…?

*

Lo del Real Madrid sorprende: es “el mejor club del mundo en el Siglo XX”, según la FIFA, y “el más rico del mundo” en el presente, según “Forbes”. Sorprende… aunque se explica: la transferencia de Cristiano Ronaldo le restó un porcentaje significativo de los goles (113 más 29 asistencias en 109 partidos) que en nueve temporadas se tradujeron en victorias y en los títulos que los “Merengues” compartieron “fraternalmente” -a la manera de Caín y Abel- en ese ciclo con el Barcelona de Lionel Messi.

Lo de América y Cruz Azul también sorprende… pero también se explica. Lo primero, porque las inversiones que han hecho sus dirigentes y las figuras que han incorporado en sus elencos, los colocan a la par con los otros dos equipos que se han dedicado a “gastar dinero como si no fuera pecado” (la frase es de Don Gabriel Covarrubias Ibarra) para convertirse en los principales protagonistas de la Liga doméstica: “Tigres” y Monterrey. Lo segundo, porque la “campeonitis” de que suele hablarse en México tiene su lógica: los finalistas, primero, tienen un desgaste mayor que los demás equipos; y después, tienen menos tiempo que los demás para hacer una “pretemporada” idónea; además, claro, de bajas, lesiones y otros imponderables.

*

Lo del Real Madrid -ya se verá- amerita una serie de decisiones drásticas: nuevo entrenador, contrataciones espectaculares, salidas de jugadores que quizá cumplieron su ciclo o están saturados de la exigencia que representa vestir esa camiseta. Todo ello requerirá tiempo…

Lo de América y Cruz Azul -por mencionar los casos más notorios en la competencia casera- aún puede resolverse en el corto plazo, considerando que un envión de tres victorias convierte a cualquier equipo de media tabla -el caso, hoy por hoy, de los aludidos- en invitados a la “fiesta”… y que, ya en ella, el nombre de las figuras y de los equipos, pesa.

¡Vaya si pesa…!

Temas

Comentarios