Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 21 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

* “Hay castas…”

Por: Jaime García Elías

* “Hay castas…”

* “Hay castas…”

Si, a nivel de selecciones nacionales, los países del área de la Concacaf han acusado progresos, como se documenta históricamente con los varios pasajes en que le han puesto el cascabel al gato —entiéndase México—, dificultado la clasificación a los Mundiales del otrora inevitable finalista geográfico del área, conseguido ellos mismos los boletos para la máxima competencia del futbol mundial y aun tenido en esos certámenes desempeños sorprendentes —por cuenta de Costa Rica y Estados Unidos, sobre todo—, a nivel de clubes sigue siendo notoria la supremacía de los equipos mexicanos sobre los del vecindario.

*

Así, aunque ocasionalmente ha habido tropiezos y descalabros, la regla ha sido la hegemonía de los representativos de México.
Desde su creación, en 1962, Saprissa y Alajuelense mandan en el capítulo de las participaciones, con 23 cada uno y con tres y dos títulos obtenidos, respectivamente.

Los equipos mexicanos han ganado el certamen en 31 ocasiones: América (siete en 11 participaciones), Cruz Azul (6/14), Pachuca (5/8), Pumas (3/9), Monterrey (3/10), Atlante (2/4), Toluca (2/9), Necaxa (1/3), Guadalajara (1/5), Puebla y el ya desaparecido Atlético Español (1/1).

Santos Laguna, Tijuana, León, Morelia y Querétaro también han pasado por ahí, pero todos se han ido en blanco.

*

En la actual edición, aunque el Herediano dio la campanada al levantarse de un 2-0 adverso, como local, y rescatar el empate (2-2) agónico ante los “Tigres”, se da por descontado que en el partido de vuelta, en Monterrey, le pasarán la factura de los platos rotos. Adicionalmente, la rotunda superioridad del América sobre el Saprissa y la del Guadalajara sobre el debutante Cibao, están fuera de toda discusión.

Lo bueno del certamen, como ya se ha apuntado —y como han subrayado dirigentes y técnicos de los equipos mexicanos participantes—, consiste en que, por tratarse de una competencia oficial de la FIFA, el ganador obtiene, ipso facto, un boleto para el Mundial de Clubes.

Lo malo, como es del dominio público, que el sistema de competencia de este último otorga a los campeones de Europa y Sudamérica el pase directo a Semifinales, y condena a los representantes de las otras Confederaciones a destrozarse entre sí… para sacarse la rifa del tigre y alcanzar el dudoso privilegio de servir de botana a los grandes favoritos.

(En efecto: en el futbol, como en todos los órdenes de la vida, “hay castas”).

Temas

Lee También

Comentarios