Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 20 de Septiembre 2019
Ideas |

* Atenuantes

Por: Jaime García Elías

* Atenuantes

* Atenuantes

Que se venciera a Estados Unidos, con nitidez en la cancha y en el marcador, y, además, a domicilio, podría interpretarse como indicio de que las aguas vuelven a sus antiguos cauces; de que México recupera su añeja calidad de “Coloso del Norte” en materia de futbol, y vuelve a ser “El Gigante de la Concacaf”. Podría interpretarse, en fin, como una invitación a celebrar, con  cohetes, cornetas y matracas, que quedaron atrás los Años de Vacas Flacas: aquellos en que al futbol mexicano le costaban sangre, sudor y lágrimas los boletos para seguir representando a su zona geográfica en campeonatos mundiales, y en los que llegó a fracasar en esa empresa, como lo demuestran sus ausencias en los de Alemania 74, España 82 e Italia 90, aunque la de este último hubiera sido “otra historia”.

*

Sin embargo, para no incurrir por enésima vez en el error de querer comerse el pastel sin antes apagarle las velitas, será pertinente poner unos cuantos puntos sobre las correspondientes íes…

El 3-0 de anoche en Nueva Jersey tiene sus atenuantes. El principal, que mientras Gerardo Martino reinstalaba en la alineación a varios ausentes de la reciente Copa Oro y echaba mano de una mayoría de “europeos” (Reyes, Moreno, Herrera, Guardado, “Chicharito” y Corona), Estados Unidos daba la alternativa a varios jugadores que hacen sus primeras armas como seleccionados. La diferencia entre las tablas de los primeros y la inexperiencia de los segundos se reflejó claramente en el trámite del partido, y, sobre todo, en el desenlace.

*

Más que interpretar la victoria como indicio de que México está en vías de volver a ser el rey del gallinero de la Concacaf, habrá que destacar que el “Tri” sigue tomando forma; que si en la era de Juan Carlos Osorio se reprochaba la falta de un estilo definido -que sí había, por cierto, en los ciclos anteriores… aunque los resultados fueran esquivos-, merced a las dichosas “rotaciones”, ahora se ve una fisonomía acorde a las características de la materia prima disponible.

Lo principal, empero -a reserva de comprobarlo el martes, ante un sinodal de más jerarquía, como seguramente será Argentina-, es que afloraron virtudes como la picardía del “Tecatito” y Lozano, la codicia de Rodríguez y la contundencia del “Chicharito”, Gutiérrez y Antuna, para convertir en goles los lances que muchas veces, en el pasado, quedaron en simples aproximaciones.

Temas

Lee También

Comentarios