Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 16 de Febrero 2019
Ideas |

-Aprendiz de brujo

Por: Jaime García Elías

-Aprendiz de brujo

-Aprendiz de brujo

Ni Roma se hizo en un día, ni México se transformará en el país ordenado, justo y progresista en que quisieran vivir sus habitantes, en 18…

El Presidente López Obrador podría refugiarse en uno de los dicharachos que tanto le agradan (“evangelios chiquitos”, los llamaban las abuelas de antes) para aminorar las iras de sus críticos: “Si las cosas que valen la pena fueran fáciles -podría decirles-, cualquiera las haría”.

-II-

Las más espectaculares acciones de gobierno realizadas hasta ahora por el Presidente de la cacareada “Cuarta Transformación”, han sido, según todos los indicios, contraproducentes…

Comenzó con la decisión -hija, supuestamente, de una consulta “al pueblo bueno y sabio”- de abortar el proyectado Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, ya en plena obra en Texcoco. Después, la creación de una Comisión de la Verdad -de legalidad discutible y de viabilidad bastante dudosa- para el “Caso Ayotzinapa”. Luego, la confrontación con los magistrados de la Suprema Corte, quienes le hicieron ver que pretender que todos los servidores públicos acepten un salario inferior al del Presidente, atenta contra derechos adquiridos y quebranta preceptos constitucionales (o sea que no todo lo que parece justo es legal). A continuación, la iniciativa de dinamitar la Reforma Educativa promovida por su antecesor. Y la más reciente -que no la última…-, el incumplimiento de los apoyos prometidos en campaña para los proyectos estratégicos de varios estados (Jalisco entre ellos). En lista de espera estarían los previsibles recursos legales de los trabajadores de confianza despedidos masivamente de dependencias gubernamentales…

En todos esos casos -más los que se acumulen esta semana-, “por darle al violín, le dio al violón”.

-III-

Todo lo cual recuerda al aprendiz de brujo del cuento de Goethe. Aquél, en ausencia de su maestro, da vida a una escoba con el fin de que ésta haga su tarea: llenar de agua un gran recipiente; sin embargo, al no dar con las palabras mágicas adecuadas para detenerla, decide partirla con un hacha; en lugar de cesar el embrujo, cada parte de la escoba sigue acarreando baldes de agua. Cuando el aposento está anegado, vuelve el maestro, conjura el embrujo, detiene a las escobas y reprende al atolondrado discípulo: “Antes que aprender magia y hechicería -lo amonesta-, tienes que aprender a cumplir con las responsabilidades que se te encomiendan”.

Muchos reconocerán al aprendiz de Brujo reencarnado, al que las escobas parecen estársele saliendo de control…

Pregunta obligada: “¿Y quién sería el maestro…?”.

Temas

Lee También

Comentarios