Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 25 de Abril 2019
Ideas |

* 2-0, 2-0, 2-0

Por: Jaime García Elías

* 2-0, 2-0, 2-0

* 2-0, 2-0, 2-0

Don Fernando Marcos, en su tumba, debió esbozar una sonrisa socarrona al reparar en la coincidencia de que el Guadalajara perdiera sus dos partidos de la semana -uno de Copa, otro de Liga- ante el America, y el Atlas, en el debut de Leandro Cufré como técnico, hiciera lo propio en Toluca, todos con el mismo marcador: 2-0.

Marcos, hace sesenta años, en su primera campaña como técnico del América que acababa de ser adquirido por Emilio Azcárraga Milmo, abuelo de su propietario actual, ligó victorias sobre los tres equipos tapatíos de entonces (Guadalajara, Atlas y Oro), todas como visitante, en el ya desaparecido Parque Martínez Sandoval, con esas mismas cifras: 2-0.

Sarcástico como sabía ser, Marcos, para redondear la anécdota, explicaba:

-En lo sucesivo, esa será la clave para las llamadas de Larga Distancia de México a Guadalajara: 2-0, 2-0, 2-0.

*

Si en las postrimerías del partido del sábado se alimentó la esperanza de que el Guadalajara pudiera levantarse de la lona, o hacer, al menos, más decorosa la segunda derrota de la semana -como local, además- ante el rival por antonomasia, fue notorio que hubo menos mérito de los tapatíos que demérito de los capitalinos para ello.

Los rayados parecieron volver a la vida en la medida en que el adversario se los permitió. No fue que las “Chivas” reaccionaran; tampoco que de repente adquirieran o manifestaran la “actitud” que le exigen algunos, incapaces de entender, por una parte, que con disposición de ánimo -que eso significa “actitud”- no se subsana la falta de futbol, y de admitir, por la otra, engañados por el espejismo de los triunfos ligados en las tres primeras jornadas del Torneo de Clausura, que al Guadalajara actual no le falta precisamente “actitud”… sino calidad.

Pruebas de lo anterior, las deficiencias de Ponce y Gudiño en los goles americanistas, la total impotencia ofensiva exhibida por los rayados durante 80 minutos, y la incapacidad de vencer a Marchesín en ninguna de las patadas de ahogado de los minutos finales.

*

Del Atlas, por lo consiguiente: la incapacidad de concretar ninguna de las dos intentonas planteadas en el partido, más las libertades que permitieron a Medina y Salinas mover el marcador, explican tanto la derrota rojinegra (su sexta consecutiva) como la insípida victoria (la primera en la nueva “era” de La Volpe como técnico) de un Toluca descafeinado.

Temas

Comentarios