Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

- Ya empezaron…

Por: Jaime García Elías

- Ya empezaron…

- Ya empezaron…

En teoría, las campañas electorales deberían ser períodos propicios para que candidatos y partidos plantearan a los ciudadanos su diagnóstico sobre la situación del país y sus propuestas de Gobierno. En la práctica, son lo que estamos viendo: competencias de descalificaciones; batallas campales de ofensas, diatribas, cuchufletas e ironías; guerras de lodo —como ya se les designa genéricamente—, en suma.

-II-

Los ejemplos están a la vista… En cuanto se consumó el “destape” del tercer virtual candidato a la Presidencia de la República para las elecciones del año próximo, los discursos obligaron a recordar la magistral –y tragicómica— escena de “El Bueno, El Malo y El Feo” en que los tres protagonistas se enfrentan entre sí. La diferencia es que, aunque la intención sea la misma –destruir a los adversarios—, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya se valen de la lengua a manera de pistolas y de las invectivas a guisa de proyectiles.

Así, Anaya debutó como “precandidato” de la coalición PAN-PRI denominada “Por México al Frente” (“whatever that means”, diría Don Daniel Cosío Villegas), colgando alegremente las etiquetas de “locuras” y de “obsoletas y fracasadas” las ocurrencias que López Obrador ha desgranado en el curso de los años que lleva como aspirante a la Presidencia y como actor principal del sainete de la “presidencia legítima”, y aseverando que la única promesa creíble de la candidatura de Meade es “la continuidad”. López Obrador al revirar, endilgó a Meade y Anaya, ex aequo, los calificativos de “pirrurris, peleles y títeres de la mafia en el poder”, y pronosticó que, “para abril o para mayo”, la susodicha mafia va a convocar a una alianza de los otros candidatos para formar un frente común que intentará evitar que él gane las elecciones. Meade, por su parte, más moderado en su discurso, también ha convertido a López Obrador en el blanco de sus críticas; además, sostuvo –y publicitó a través de las redes sociales— un “diálogo constructivo” con el ex Presidente Vicente Fox; éste, por la misma vía, lo calificó como “la mejor opción (sin puntualizar para quién…) hacia 2018”.

-III-

Cualquiera diría que el tono de la controversia es una ofensa para la inteligencia de los ciudadanos, si no fuera porque candidatos y partidos parecen entender que los votos que dirimirán la contienda serán emitidos por aficionados a la lucha libre, cuya divisa –nadie lo ignora— cabe en tres palabras: “¡Queremos ver sangre…!”.
 

Temas

Lee También

Comentarios