Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 21 de Febrero 2019

Ideas

Ideas |

- Proyectos cosméticos

Por: Jaime García Elías

- Proyectos cosméticos

- Proyectos cosméticos

Las estadísticas corroboran -débilmente- lo que la intuición indica o la experiencia enseña: que el Centro de Guadalajara es la zona más insegura de la Zona Metropolitana.

En las calles, plazas y jardines del Primer Cuadro, pero principalmente del Centro Histórico, después de las diez de la noche, se huele el miedo. Salvo las inmediaciones de los “antros” y similares y de unos cuantos restaurantes que permanecen abiertos hasta las once, el resto de la zona luce desolado. Las farmacias y tiendas de conveniencia que operan, cierran sus puertas y funcionan a través de ventanillas. Las que permanecen abiertas, se apoyan en la presencia ostensible de guardias de seguridad… En las horas en que el comercio mantiene viva la zona, los transeúntes deben estar atentos porque carteristas, rateros y “motoladrones” pululan.

-II-

La Fiscalía estatal, concretamente, lleva las cuentas de los delitos que se denuncian. El dato más reciente consigna que en 2018 se tomó nota de dos mil 616 episodios de ese tipo; asaltos y robos, principalmente. La cifra, empero, refleja sólo una parte del problema; la mayoría de los delitos no se denuncian: las víctimas saben que hacerlo es engorroso… e inútil, sobre todo.

Lo anterior viene al caso porque el Gobierno municipal, según la nota de ayer en estas páginas, “impulsa estrategias para recuperar ese espacio público”. Se habla, concretamente, de realizar “actividades culturales”, so pretexto de la pretendida reconversión de la Avenida Alcalde en “Paseo”, en consonancia con las intentonas de administraciones pretéritas en ese mismo sentido. Verbenas, “serenatas”, conciertos de campanas, el espectáculo pretencioso de luz y sonido de los “edificios parlantes” (Catedral, Palacio de Gobierno, Congreso del Estado, Teatro Degollado…) que referían a los visitantes su propia historia, fueron, en efecto, intentonas fugaces… y, a la postre, fallidas: ni se institucionalizaron, ni -mucho menos- se renovaron.

-III-

La zona, transformada en una prolongación anárquica de los mercados (Corona, Alcalde, Libertad, San Diego, Capilla de Jesús, Santa Tere…) se defiende por la pujanza económica. Por otro lado, perdió la vida de barrio. Fue abandonada por sus antiguos moradores; está degradada, ruinosa, sucia y pestilente; es insegura; ha sido “tomada” por borrachos, vagabundos, viciosos y malvivientes…

Si ese es, en el aspecto social, el telón de fondo, se antoja pensar, a raíz de las erráticas experiencias del pasado, que los proyectos orientados a realizar actividades que ocasionalmente atraigan visitantes, no pasan de tener un efímero y discutible carácter cosmético.

Temas

Lee También

Comentarios