Miércoles, 28 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- “Partidos nuevos”

Por: Jaime García Elías

- “Partidos nuevos”

- “Partidos nuevos”

En los tiempos, Señor Don Simón, “de María Canica”; cuando “se amarraba los perros con longaniza y no se la comían”; cuando “los valses venían de Viena y los niños de París”, y se jugaba beisbol y futbol en la calle, un grito oportuno contribuía a restablecer el orden cuando era  notorio el desequilibrio de fuerzas a favor de un equipo:

-¡Partidos nuevos...!

El partido se suspendía, los capitanes escogían jugadores nuevamente, las acciones se reanudaban y la diversión -imposible cuando los partidos estaban “robados”- se restablecía.

-II-

En otro contexto, pero aquella expresión salvadora se escucha nuevamente: hay “partidos nuevos”...

En el caso, partidos políticos. Por lo menos uno a nivel nacional -el Partido Encuentro Solidario (PES)- y dos a nivel local, Futuro y Hagamos, alternarán en las boletas de las elecciones intermedias programadas para el año próximo, con los “históricos” PRI y PAN, y con los PRD, Verde, PT, MC y Morena, de creación relativamente reciente.

Politólogos y ciudadanos de a pie coincidieron en que las elecciones de 2018 hirieron de muerte a los partidos “tradicionales”. El triunfo en los comicios para Presidente de la República, gobernadores y alcaldes, más de los candidatos postulados que de partidos cuyo arraigo entre los ciudadanos era prácticamente nulo y cuyo prestigio estaba en veremos, significó, en efecto, un serio quebranto para partidos dueños de historiales tan amplios como contradictorios... Todos, por una parte, en mayor o menor medida se colgaban impúdicamente en el pecho las medallas de la evolución y el pretendido progreso del país, los estados y los municipios en el último medio siglo. Todos, por la otra, cargaban sobre sus siglas y colores emblemáticos el descrédito resultante del desencanto de los ciudadanos que veían más señales de ineptitud y corrupción de los gobernantes que de mejoría para los gobernados en temas tan sensibles como economía, justicia, educación y salud.

-III-

Es probable que las perspectivas de los nuevos partidos dependan principalmente del prestigio personal o las simpatías que puedan despertar sus candidatos (ilustres desconocidos muchos de ellos, probablemente), porque parece difícil, en los pocos meses que faltan para las elecciones y en los correspondientes a las campañas, que los partidos de nuevo cuño consigan seducir a los potenciales electores con sus “principios de doctrina” -especialmente porque tales principios suelen quedarse en el terreno de la teoría... y a distancias abismales de la práctica-..., o que los tradicionales resurjan de sus cenizas.
 

Temas

Lee También