Miércoles, 19 de Febrero 2020
Ideas |

- La Marcha

Por: Jaime García Elías

- La Marcha

- La Marcha

Duele decirlo con tanta crudeza, pero la Marcha que encabeza Javier Sicilia resultará estéril…

-II-

Se le denomina “Caminata por la paz”; cabe, a priori, empero, la certeza de que no contribuirá, en absoluto, a la pacificación del país… Su propósito fundamental, según sus organizadores, consiste en demandar “mejores condiciones de seguridad y justicia” a las autoridades. Una obviedad. Nada que las actuales autoridades no tengan identificado como un reclamo social unánime. Tan lo saben que llegaron a los puestos públicos en que se encuentran desde hace año y pico, precisamente porque la sociedad en pleno -30 millones de votantes, para ser exactos-, consciente, hastiada de la incompetencia de quienes gobernaron bajo las banderas de otras facciones políticas para responder a esa misma demanda, en las elecciones federales de 2018 se pronunciaron por un cambio que ya se dio… pero sigue sin aportar los resultados que durante las campañas y en los triunfalistas discursos de toma de posesión se comprometió formalmente a dar.

Se le denomina “Caminata por la paz”; cabe, a priori, empero, la certeza de que no contribuirá, en absoluto, a la pacificación del país…

La previsible inutilidad de la manifestación, iniciada por algunos centenares de dirigentes y adherentes de “organizaciones sociales y colectivos de víctimas” -como dicen las notas de prensa-, y a la que seguramente se sumarán miles de simpatizantes en la caminata dominical hacia Palacio Nacional, nada tiene que ver con el anuncio del Presidente López Obrador, en el sentido de que no los atenderá personalmente “por respeto a la investidura presidencial” y “porque no le gustan esos shows mediáticos”; si él los recibiera y escuchara, los resultados serían los mismos: nulos. Y no por falta de voluntad del Primer Mandatario ni de los integrantes del Gabinete de Seguridad a los que encomendó la tarea de atenderlos, sino por elemental incapacidad; no sólo porque la “estrategia de seguridad” de la actual administración ha resultado tan ineficiente como las precedentes o más, sino porque las fórmulas utilizadas y los remedios aplicados hasta ahora han probado ser inadecuadas, aquéllas, e insuficientes, éstos, para proveer a la población las condiciones de seguridad (menos incidencia delictiva) y justicia (menos impunidad) deseables.

-III-

Por lo demás, salvo explicitar la legítima demanda de la sociedad en ese sentido, desde su profundo dolor de víctimas, tampoco los líderes de la marcha han dado indicios de tener propuestas viables ni sugerencias plausibles que ofrecer a sus interlocutores.

Así, el previsible desenlace de la marcha será el de El Parto de los Montes en la fábula de Samaniego: “Después de tanto ruido, sólo viento”.

Temas

Lee También