Miércoles, 19 de Febrero 2020
Ideas |

- ¿Fiasco...?

Por: Jaime García Elías

- ¿Fiasco...?

- ¿Fiasco...?

Podría decirse, llevando las cosas al extremo, que la “macro-excursión” a los municipios aledaños al Río Santiago promovida la semana pasada por el gobernador Enrique Alfaro, fue un fiasco (por definición, “fracaso, decepción”); que, a semejanza de los de Beto el Boticario, el truco le salió al revés, porque de la experiencia quedó en claro que, aunque son notorias —y plausibles, por tanto— las acciones realizadas por su administración para hacer frente a un grave problema que tiene aristas ecológicas, sanitarias, sociales y económicas, es menos lo que se ha avanzado, que las asignaturas que, ostensiblemente, aún están pendientes en esa materia.

-II-

Sería injusto, pues, dejar de reconocer las buenas intenciones o de aplaudir los esfuerzos que la actual administración quiso hacer del conocimiento público mediante la “macro-excursión” (conato de réplica, habrá que suponer, a la “macro-recomendación” que la Comisión Estatal de los Derechos Humanos Jalisco (CEDH) emitió al respecto en 2009 y a una nueva que eventualmente estaría preparando) del pasado miércoles.

El ejercicio dejó en claro, primero, que Alfaro tiene conciencia de la gravedad del problema; segundo, que tiene disposición de responder al compromiso contraído con los vecinos, de sanear “el río más contaminado de México”; tercero, que se han realizado acciones concretas; que se trabaja —y se invierte dinero público— en la construcción, modernización y equipamiento de 19 plantas de tratamiento, 13 de las cuales están en los ríos Zula y Santiago; que asimismo se trabaja en la rehabilitación de rastros, cuatro de los cuales vierten descargas en el Santiago; que se detectaron 500 puntos de descargas —correspondientes a industrias y granjas porcícolas, principalmente— con componentes que exceden a la Norma Oficial Mexicana.

-III-

Todo eso, en el rubro de los avances. En el de los pendientes, declarar que esas acciones están programadas para el resto del año significa que aún están en proceso; decir que hay “un avance de 60% en el inventario de descargas de granjas porcinas”, significa que hay, por lo menos, un 40% pendiente; que se solicitara una intervención más directa a la Secretaría (federal) del Medio Ambiente, significa que hay áreas que rebasan la competencia del Estado y los municipios; que “este año” la Federación aportará dinero para la contratación de “un nefrólogo” –¿uno nada más…?— para atender en Poncitlán a las personas con afecciones de salud probablemente asociadas a la contaminación, es una confesión tácita de que —reiterémoslo— aún son más los pendientes que los avances.

Así que…
 

Temas

Lee También