Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Octubre 2019
Ideas |

- Combate al delito

Por: Jaime García Elías

- Combate al delito

- Combate al delito

Lamentablemente, los hechos -la maldita realidad, pues- demuestran que no va por ahí el verso…

-II-

Es probable, por una parte, que a los secretarios de Marina y Defensa Nacional -José Rafael Ojeda y Luis Crescencio Sandoval, respectivamente-sean, como dijo ayer el Presidente López Obrador, “muy buenos, responsables, profesionales, incorruptibles”. Que lo sean, empero, no significa que tengan la varita mágica capaz de hacer el portento de bajar de manera significativa los niveles de violencia y criminalidad imperantes en el país.

Es probable, por la otra, que la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, tenga razón cuando afirma que declarar la Alerta de Género que una autoridad judicial le solicita emitir para su jurisdicción, de poco o nada sirve si no se acompaña de acciones puntuales para inhibir los delitos, y particularmente los que se orientan hacia las mujeres. Los beneficios de las medidas que hasta ahora se han tomado en ese sentido, son intangibles; las campañas encaminadas a reducir la violencia intrafamiliar, la red de mujeres que genera respuestas solidarias en las colonias, la creación de casas de emergencia y centros de atención para mujeres, las medidas de seguridad en el transporte público y en las rutas hacia escuelas y centros de trabajo, etc., han inhibido, probablemente, delitos que sin esas medidas se habrían cometido. De cualquier manera, esas conductas siguen ocurriendo, aunque quizás en menor medida, entre otras cosas porque -por ejemplo- para un ratero es más fácil tratar de arrebatarle el bolso o el celular a una mujer que tratar de quitárselos a un hombre.

-III-

Todas las medidas tomadas hasta ahora por las autoridades para tratar de reducir los índices delictivos, han sido reactivas: transformación de la Policía Federal en Guardia Nacional, contratación de policías, intermunicipalización de corporaciones policiacas, adquisición de patrullas y armamento, implementación de medidas preventivas…

Decía Caryl Chessman que el delincuente es fruto natural de la sociedad en que vive. Un menesteroso es un delincuente en potencia. El delito es hijo de la necesidad -educación, casa, vestido y sustento-… y de la falta de oportunidades para satisfacer de manera honesta esas necesidades. Así, la clave no está tanto en enfrentar a los delincuentes -casi siempre en situación de desventaja, además-, cuanto en propiciar la inversión y la consiguiente creación de empleos decorosamente remunerados.

Colofón: el único combate efectivo al delito, en todas sus formas, estriba en el combate a la pobreza.

Temas

Lee También

Comentarios