Miércoles, 08 de Diciembre 2021
Gente Bien | Café con letras

Columnas: El valor de las cosas simples

Volver a lo simple es regresar a la esencia y recordar quienes somos

Por: Aracely Aguilera

Pequeños detalles y actividades pueden hacer la diferencia en tus días / Especial: Photo by Everton Vila on Unsplash

Pequeños detalles y actividades pueden hacer la diferencia en tus días / Especial: Photo by Everton Vila on Unsplash

Mientras caí el agua caliente sobre mi espalda me sentí feliz. Vi mis pies libres, ahora pueden caminar a cualquier parte. Una tina blanca, paredes de mármol y cortinas suaves en medio del vapor que empaña el espejo da toda la calidez, descanso y limpieza que necesito. Para ser feliz no hay que medir el tiempo, sólo hacer, dejarse llevar y sonreír.

Cuando me veo al espejo siento que ya no soy la misma. Voy, vengo y al volver, ya no sigo en el mismo punto, cambiando, creciendo. Ahora mi alma es como el cristal de este ventanal enorme, lleno de posibilidades que se presentan convertidas en mar.

Pasa tiempo de calidad con las personas que te gusta estar / Especial: Photo by Helena Lopes son Unsplash

Lo simple, lo sencillo, tiene el justo valor al descubrir la esencia. Un libro, un café, esta hermosa vista, frutas de colores, un ambiente de sal que me calienta la sangre y la sonrisa de quienes me aman y están cerca, ¿qué más se puede pedir?

Dormir sin tiempo, sentir sin tedio y recostarte en un sueño profundo, casi perfecto. Envolverte en sábanas blancas, suaves y limpias con una cálida lámpara.

Donde quiera que sea, mar, montaña o una ciudad colonial, las vacaciones tienen la virtud de liberarnos del estrés y las responsabilidades, que también nos invitan a la reflexión, a darnos ese espacio para pensar si vamos bien, si estamos contentos en nuestro trabajo, tomar algún curso o definitivamente cambiar el rumbo de nuestra vida para tomar una decisión que hemos pospuesto por desidia o temor.

Volver a lo simple es regresar a la esencia, a recordar quienes somos. Volver a lo simple también es hacer aquello que nos gusta y hemos dejado, tal vez el gusto por pintar, a preparar un nuevo platillo o a llamar o tomarte un café con una de tus grandes amigas que ya no ves, por el tiempo, los hijos o el trabajo.

La belleza está en lo simple y encontrarla nos requiere más esfuerzo de lo que parece porque al estar pensando en tantas cosas, lo dejamos pasar.

El momento más difícil al terminar las vacaciones es volver a la rutina, pero ese respiro nos puede servir de inspiración para seguir soñando.

No siempre tiene que ser un destino largo, a veces una escapada de fin de semana puede recargarnos las energías suficientes, alejarnos del bullicio de la ciudad, elegir a un par de amigos o simplemente hacerlo sola. Al viajar eliges qué llévarte y con la vida pasa lo mismo, eliges tus pensamientos, tus amistades y qué camino tomar. Cuando lo tomes, asegúrate de haber descansado lo suficiente, porque a veces es bueno aprender a descansar y no a renunciar. 

Sigue leyendo…

Si te interesó esta noticia y quieres saber más, entonces descarga y descubre INFORMAPlus, la aplicación digital de EL INFORMADOR, en donde tenemos contenidos exclusivos, seleccionados por nuestros editores, para darles una experiencia más completa a los lectores.

Descarga la aplicación y pruébala GRATIS por treinta días.

Para iOS: https://apple.co/35jaVgb

Para Android: https://bit.ly/3gwVSEV

Si eres suscriptor de EL INFORMADOR tu acceso está incluido, solicítalo al 33 3678-7777

AA

Temas

Lee También