Lunes, 19 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Estilo

Estilo |

Viviendo la experiencia de Palominos

Un espacio gastronómico donde los sabores se elevan a otro nivel 

Por: El Informador

Es todo un ritual y espectáculo ver cómo los preparan los tacos de langosta. ESPECIAL

Es todo un ritual y espectáculo ver cómo los preparan los tacos de langosta. ESPECIAL

Tuve el gusto, durante la pandemia, hace poco más de 10 meses de reseñarles mi experiencia en Palominos con servicio a casa, para llevar. Pero mucho me habían comentado acerca de la experiencia que se vive en el restaurante y por ello hice reservación y fui con amigos a ver qué tal.

Te reciben en mesa con unos frijoles pintos muy cremosos con queso por encima y una gran tortilla sobaquera doradita para cortar y hacerla de totopo y salsas para acompañar, la mejor, a mi gusto, es la de chiltepín que no en cualquier lugar la podemos probar. Para iniciamos pedimos unos deliciosos tacos de langosta $929.50. Es todo un ritual y espectáculo ver cómo los preparan, llega en un carrito la langosta entera ya cocida y pasada por un poco de mantequilla clarificada (que es esta que se calienta y al separarse se le quita el suero, haciendo que dure más en sartén sin quemarse). El meso retira el caparazón, corta en rodajas su cola, saca unas tortillas de harina con gran sabor y les unta estos deliciosos frijoles, pone una cucharada de arroz rojo, langosta y un aderezo, justo para salsearlo a tu gusto y poner unas gotas de limón paseado por la parrilla. No saben lo bueno que están, me gustaron para la próxima vez pedirlos de plato fuerte, la langosta viene en su punto y la tortilla tiene un sabor realmente sonorense. Tiene el balance perfecto y las diferentes capas y texturas son extraordinarias. Continuamos con una ensalada Alicia $198; debo de iniciar diciendo que es digna de fotografía para Instagram, llena de colores y volúmenes en el plato. Tiene una burrata (que es este queso que parece mozzarella fresco, pero con su exterior un poco más firme y su interior mucho más cremoso) a la que acompaña los vegetales con un aliño de pistache, entre los que se encuentran duraznos asados, blueberry, betabel candy, pepitas, lechuga y camote. Es fresca y deliciosa.

Seguimos, es festín de dos cortes, un ojo de rib eye bruleado $800, del francés brûleur, que significa "quemar". También se le da el término en tu mesa, llega una mesita con un quemador y una sartén gruesa de fierro en la que se le pone mantequilla clarificada, ajo y tomillo y se va bañando hasta dejar una costra dorada en el corte, es fascinante ver el evento y lo deja al término que pedimos, al punto. Lo corta y proporciona en rodajas y lo deja para disfrutar, gran platillo. Y un costillar especial $320, es un viaje a la prehistoria, en una gran costilla de res cargada que cocinan durante horas hasta dejarla suave y le dan un terminado a la brazas para dejar esos quemaditos en el hueso que yo tanto disfruto. Lo cortan en tu mesa separando la carne del hueso y te dejan todo ahí, es monstruosa y muy buena. Para acompañar esta celebración, no podían faltar mis favoritas de la ciudad, las tripitas de leche $185, que hacen directo al grill y que son inigualables en sabor, tienen ese dejo de carbón, ese crunch que invita y ese dente que encanta. Toda una experiencia Palominos. ¡Larga vida!

¡Sé feliz!

Toma nota

Palominos

D. Av. Pablo Neruda 2828, Providencia 4a. sección, Guadalajara, Jalisco.

T. 3322673020.

W. www.restaurantpalominos.mx

Comida: * * * * *

Lugar: * * * * *

Ambiente: * * * * *
 

Temas

Lee También