Lunes, 26 de Febrero 2024

LO ÚLTIMO DE Estilo

Estilo |

Pon en movimiento tu cuerpo

La actividad física es la  clave para mantener en buen estado los huesos y músculos, entre otros beneficios

Por: El Informador

Las mujeres mayores de 65 años con osteoporosis pueden agregar peso a sus ejercicios para fortalecer la masa ósea. ESPECIAL

Las mujeres mayores de 65 años con osteoporosis pueden agregar peso a sus ejercicios para fortalecer la masa ósea. ESPECIAL

Hacer actividad física regularmente es una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu salud, pues trae grandes beneficios al cuerpo sin importar la edad, las habilidades, la etnicidad o la forma y tamaño del cuerpo.

Si tienes dudas de cómo comenzar o aumentar tu nivel de actividad física porque tienes miedo de lastimarte, es relevante que sepas que la actividad aeróbica moderada, como caminar, es segura para la mayoría de las personas.

La actividad física también mejora la salud cerebral, mantiene tu peso en equilibrio, reduce enfermedades, fortalece tus huesos y músculos y mejora tu habilidad para hacer actividades cotidianas.

Como ya lo mencionamos, sin importar la edad, es fundamental incluir algún tipo de ejercicio físico. Por ejemplo, existen actividades que ayudan a las mujeres mayores que padecen osteoporosis.

La osteoporosis es una condición que afecta a un alto porcentaje de mujeres mayores de 65 años; según reportes de las autoridades sanitarias, aproximadamente una de cada cuatro mujeres experimentan actualmente esta afección

Tradicionalmente, se recomendaba a las personas con osteoporosis realizar ejercicios con poco peso y evitar actividades intensas para prevenir posibles fracturas óseas. 

Sin embargo, investigaciones recientes han revelado que el ejercicio con pesas más pesadas puede ofrecer beneficios significativos a quienes padecen esta enfermedad.

La creencia anterior sugería que las actividades con poco peso eran la opción más segura para evitar complicaciones en los huesos debilitados. No obstante, el director de la División de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo de Johns Hopkins Medicine, Kendall Moseley, ha desafiado esta perspectiva. 

Según Moseley, la mayoría de los estudios indican que mantener una vida activa contribuye a estabilizar la densidad mineral ósea, resaltando un ejercicio en particular. En un estudio reciente, se reunieron a 101 personas mayores de 65 años con baja masa ósea, muchas de ellas diagnosticadas con osteoporosis. 

Estas personas fueron divididas en dos grupos: uno realizó ejercicios de baja carga y densidad supervisados, mientras que el otro llevó a cabo levantamiento de pesas más pesadas bajo supervisión médica. 

Después de ocho meses, los resultados revelaron que aquellos que realizaron ejercicios con pesas más pesadas experimentaron un aumento significativo en la densidad de los huesos de la columna vertebral, en comparación con el grupo que realizó ejercicios de baja carga, que continuó perdiendo fuerza ósea.

El mecanismo detrás de este fenómeno se relaciona con la capacidad del hueso para responder al estrés generado por el ejercicio. Cuando los huesos se someten a cargas más pesadas, se producen microflexiones que estimulan a los osteocitos, activando los osteoblastos para generar más tejido óseo. 

Este proceso contribuye a fortalecer los huesos, y es similar al mecanismo de curación de huesos rotos. Además de aumentar la densidad ósea, el estudio mostró otros beneficios para las personas con osteoporosis, como la reducción del riesgo de fracturas, fortalecimiento de los huesos de la cadera y la espalda, reducción del riesgo de caídas y aumento general de la masa ósea.

Con información de El Universal 

Aprende a calmar los calambres 

Cuando se trata de salud, el ser humano tiene diferentes puntos desde los cuales cuidarla o en dónde prestar especial atención. Algunas afecciones o dolencias son más comunes que otras, y existen causas normales que las motiven al igual que otras que se tornan más graves, por lo cual abordarlas se torna mucho más complejo.

En esta oportunidad centraremos nuestra atención en el cuidado de nuestras piernas, especialmente cuando de calambres se trata. Mayo Clinic afirman que, un calambre, se trata de una tensión repentina e inesperada de uno o más músculos de nuestro cuerpo. Además, especifica que estos pueden ser muy dolorosos y sobre las causas afirma que son variadas.

¡Adiós calambres en las piernas!

Sobre los calambres, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos especifica que se trata de uno de los problemas más frecuentes que puede padecer nuestro cuerpo. Por otro lado, señala que por lo general ocurren en nuestras piernas, pero también pueden marcar presencia en los pies, las manos y el abdomen.

Entre las causas, de que nuestras piernas padezcan de calambres podemos señalar la sobrecarga del músculo, anomalías en la circulación de la sangre, una lesión nerviosa o por efecto de algún medicamento. 

Por otro lado, la clínica Western New York eleva la alerta ya que indican que los calambres pueden estar precedidos por enfermedades como la diabetes, el Párkinson o la hipoglucemia, entre otras.

Pero más allá de las causas, la recomendación principal es acudir a un médico para que realice el examen correspondiente. Y en lo que acudes, te presentamos una forma de calmar los calambres en las piernas. 

Lo primero que se indica es estirar el área acalambrada ya que esta acción reducirá considerablemente la duración de la molestia muscular. A eso le podemos anexar la realización de masajes suaves y la elevación de las piernas, mejorando así la circulación de la sangre en los músculos y aliviando los dolores y el calambre en sí.

Una de las mejores formas de combatir un calambre es realizar ejercicios de estiramiento. ESPECIAL

Activa las piernas

Tal vez esté de más señalar que la salud del ser humano es vital, pues sin salud no hay vida. Cuidarla entonces tiene una gran importancia y es por ello que los médicos abundan en recomendaciones que por lo general apuntan a una alimentación balanceada y a la realización de ejercicios. Si nos detenemos en este último punto, los ejercicios o la actividad física se recomiendan porque es la manera de mantener los músculos en movimiento, mejorando nuestra condición física y muscular, pero repercutiendo positivamente, de forma colateral, en los demás sistemas que interfieren en el funcionamiento de nuestro organismo.

Por lo tanto, si de salud hablamos, es algo que no debemos descartar. Entre los ejercicios más conocidos y recomendados se encuentran las sentadillas ya que permite trabajar distintos grupos musculares, sobre todo del tren inferior de nuestro cuerpo. 

Las piernas son las principales beneficiadas con este tipo de ejercicio, especialmente si conocemos las diferentes modalidades que existen de este. Una de esas modalidades, y que más auge ha tomado en los últimos años, son las denominadas sentadillas Sissy. Fue creada por el culturista Vince Gironda con el fin de aislar los cuádriceps de otros músculos que son ejercitados con las sentadillas tradicionales. Entonces, el beneficio de este ejercicio en particular se centra en la activación de las piernas (cuádriceps) y la mejora del equilibrio.

Las sentadillas Sissy puede realizarse de tres formas distintas: básica, con peso y sobre un banco. En todas se activarán los cuádriceps de tus piernas, y el control y la práctica del equilibrio será fundamentales. El objetivo es llevar a cabo este ejercicio en tres series de 15 repeticiones cada una.

Sentadillas Sissy Básica

Hay que colocarse de pie, las piernas deben estar abiertas al mismo ancho de nuestra cadera y los talones elevados. El siguiente paso es inclinarse ligeramente hacia atrás, flexionando ambas rodillas y agachándose lo más posible. En todo momento la espalda debe estar recta.

Durante este ejercicio el peso del cuerpo se levanta con la extensión de la rodilla y las caderas bloqueadas, apoyándose en los glúteos. ESPECIAL

Sentadillas Sissy con peso

El siguiente paso que debemos dar cuando progresamos en este ejercicio es realizarlo con peso. Puedes realizarlo con mancuernas o con disco. Recomendamos primero hacerlo con un disco pegado al pecho y mantenemos exactamente la misma técnica del ejercicio.

Las sentadillas son un ejercicio que puede hacerse con pesas o discos para trabajar los músculos de los muslos y los glúteos. ESPECIAL

Sentadillas Sissy sobre un banco

Esta modalidad se hace en un gimnasio o si cuentas en casa con el banco especial en el que tus pies y tibias quedan encajados. Esto facilita el movimiento especificado anteriormente ya que no es necesario hacer equilibrio.

En esta modalidad se realiza un trabajo general en piernas y glúteos sin necesidad de preocuparse por el equilibrio. ESPECIAL

Sentadillas Sissy con máquina

Al realizar el ejercicio en máquina el movimiento es mucho más natural y nos centramos únicamente en darle trabajo a nuestros cuádriceps. Además es mucho más sencillo añadir peso, ya sea con un disco, una mancuerna o un kettlebell. 

Para realizar esta rutina de forma segura debes asegurarte de empujar los glúteos hacia atrás y mantener una postura firme. ESPECIAL

CT

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones