Lunes, 29 de Noviembre 2021
Estilo | Gastronomía

Platillos mexicanos: ¿Con insectos?

Aquí te decimos dónde puedes comer platillos mexicanos con insectos, ¿te atreverías en tu siguiente viaje? 

Por: Aracely Aguilera

Photo by Food Photografpher David Fedulov on Unsplash

Photo by Food Photografpher David Fedulov on Unsplash

La gastronomía es muy amplia en México y es protagonista de varias celebraciones donde las mesas se llenan de platillos tradicionales y colores. La comida es muy importante también para los viajeros mexicanos y muchos han revelado que se han sorprendido con los insectos comestibles, que sin duda es una gran experiencia culinaria que también se relaciona con la historia. Para los atrevidos, tenemos un listado de banquetes con estos animalitos y dónde poder encontrarlos.

Escarabajos, Tlaxcala

En el país existen más de 80 especies de escarabajos que se pueden comer, casi siempre cuando aún son larvas, con un toque de limón, en guisados o en una salsa. Uno de los más populares es el escarabajo rinoceronte y es un platillo típico en Tlaxcala, Estado de México y Puebla; aunque algunos los comen crudos, la mejor opción es disfrutarlos fritos en manteca con un poco de huevo o tatemados.

Pero Tlaxcala tiene más que escarabajos como la Basílica de Ocotlán; el Parque Nacional la Malinche que conecta con Puebla y es popular por estar cerca del volcán con el mismo nombre y; por supuesto, sus talaveras que son las artesanías más representativas. Para dormir recomendamos Hotel de la Loma.

Photo by Jeremy Bezanger on Unsplash

Hormigas Chicatanas, Oaxaca

A finales de junio este insecto que también se le conoce como chícala, cuyo sabor tierroso y a humedad -ya que abundan en la temporada de lluvias- le da un toque muy particular cuando se muelen con jitomate, chiles y especias para crear una salsa; en los mercados de Oaxaca no faltarán los tacos, gorditas y memelas con este delicioso “aderezo”, aunque también puede integrarse al mole, tamales y hasta como botanita con sal y limón.

Después de una buena comida, lo ideal es descansar en un lugar cómodo con vista al centro y el paisaje como Hostal Nordés. Y si se quiere seguir con un mood gastronómico, la Ruta del Mezcal es imperdible cuando se va a este estado sureño.

Photo by Mikhail Vasilyev on Unsplash

Jumiles, Guerrero

Estos insectos que son de mayor tamaño que las hormigas, tienen notas minerales y de anís, sabores que desprende cuando se ponen a dorar en un comal para después sazonarlos con ajo o cebolla. Las “chinches de campo” son acompañadas con una tortilla y salsa, aunque hay algunos intrépidos que ¡se los comen crudos y hasta vivos! Para probarlos “sin darse cuenta”, pueden comerse en la masa de las tortillas o en huevo con salsa verde.

Este platillo tradicional de Taxco provocará querer conocer más del Pueblo Mágico, los imperdibles son el Tianguis de Plata, la Mina Prehispánica, las Mil Cascadas y las Pozas Azules de Atzala, cerca de este último se encuentra Boutique Pueblo Lindo para descansar.

Photo by Jaeyoung Geoffrey Kang on Unsplash

Avispa de miel, Chiapas

En la Selva Lacandona habita Ek, la avispa mexicana productora de miel. Para comerlas, se machaca el panal y las larvas, con chile verde, sal y limón para ponerla a tatemar y crear una salsa; contrario a otras preparaciones mencionadas, el sabor de ésta es dulce por la sacarosa de la miel. La dificultad de conseguir un panal en la selva hace que sea un platillo único y codiciado por sus pobladores.

Claro que pasear por esta jungla reconocida a nivel mundial es un must en la visita, el agotamiento al final del día será evidente, un lugar cercano que permite descansar rodeado por la naturaleza en Campamento Río Lancajá.

Photo by Wolfgang Hasselmann on Unsplash

Gusanos de maguey, Hidalgo

Durante la temporada de lluvias, los gusanos de maguey -blancos y rojos- abundan y se pueden encontrar en diferentes municipios. Ese animalito que se reproduce en el corazón de las pencas de maguey es uno de los favoritos para degustar fritos -con mantequilla o aceite de oliva- o tatemados, con un poco de sal y en un taco, también machacados para una salsa con chile guajillo.

Pachuca es uno de los lugares con más restaurantes para comerlos y ya que se está por ahí, se puede visitar el Parque Nacional El Chico, el Reloj Monumental de Pachuca y dar un paseo por el Centro Histórico en tranvía. Un lugar ideal para pasar la noche es Casa Basalto, mejor si vas con tu mascota.

Photo by Jiri Brtnik on Unsplash

AA 

Temas

Lee También