Domingo, 23 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Estilo

Estilo | Prueba de manejo

El Chevrolet Corvette Z51 Convertible se disfruta a cielo abierto

Probamos uno de los autos más espectaculares del mercado, con esta fisonomía que lo hace más atractivo

Por: El Informador

La configuración convertible aumenta la presencia de este deportivo. EL INFORMADOR/M. Castillo

La configuración convertible aumenta la presencia de este deportivo. EL INFORMADOR/M. Castillo

Detengámonos un momento frente al Chevrolet Corvette Stingray. ¿Le falta algo? No. ¿Tiene la potencia suficiente? Sí y se maneja espectacular. ¿Qué lo haría aún más deseable? ¡Por supuesto una versión descapotable!

Es así que el Chevrolet Corvette Convertible llegó a nuestras manos hace unas semanas, aunque no se trata de un auto de reciente lanzamiento, pues su llegada al mercado mexicano sucedió hace casi un año. Sin embargo, esto no le quita el encanto y ser un objeto atemporal del deseo.

Con la plataforma de la actual generación, está por demás mencionar que la única diferencia se centra en dos aspectos fundamentales: el techo removible y que el motor queda oculto completamente para precisamente tapar el mecanismo que lo hace convertible, por lo que el cristal que encontramos en la versión “normal” no está presente. No podíamos pedir todo en la vida.

Puede alcanzar un 0 a 100 km/h en 3 segundos (según pruebas oficiales). EL INFORMADOR/M. Castillo

El techo rígido es retráctil y se puede desplegar en movimiento a una velocidad no mayor a los 48 km/h en tan solo 16 segundos. La espectacularidad de este movimiento llama la atención en las calles y más en este color naranja con interiores claros, que lo hacen un digno ejemplar para finales de verano y antes de las frescas noches de invierno. Antes o después de estas estaciones, o nos tostamos con el Sol o nos congelamos con el aire gélido de esta época. Sin embargo, esto último puede evitarse un poco gracias a la excelente configuración de la cabina, que se mantiene en la configuración para dos pasajeros y con ese estilo inspirado en los aviones de combate, pues los difusores de aire y cristales precisamente tratan de mantener aisladas las turbulencias interiores incluso a alta velocidad, por lo que en la cabina tenemos una aceptable “insonoridad” y poca filtración de aire. Eso sí, no evitará que te vuele la gorra o te despeines, pero lo vale.

En el paquete Z51 encontramos cosas como alerón para mejorar la aerodinámica y un ajuste en la suspensión que se adapta perfecto a los caminos complicados, pero que es una delicia cuando circula sobre un pavimento impecable, como puede ser en alguna pista o un asfalto parejo.

Lo que mueve a esta “bestia con estilo” es un motor de 6.2 litros, aspirado, con 495 caballos de potencia y 470 libras-pie de torque, con caja de doble embrague de 8 velocidades para mandar la fuerza motriz a donde Dios manda: a la tracción trasera. Incluso, si queremos, se puede monitorear y guardar la telemetría del coche, una herramienta que muchos amantes de la velocidad agradecerán para mejorar sus tiempos.

Puedes monitorear tus tiempos. EL INFORMADOR/M. Castillo

Pero bueno, ¿qué tal se maneja? La emoción de conducirlo nos lleva indudablemente a sentir esos primeros voleteos en el estómago cuando las mariposas del amor por los autos nos hacen cosquillas en el corazón. Suena cursi, sin duda, pero es lo que mejor podría describir ese momento al verlo, subirse y encenderlo, pero sobre todo, manejarlo.

Con la tecnología de hoy en día, es un auto hecho casi para cualquier persona, muy disfrutable, pero también pasa factura por su baja altura y su incomodidad para entrar o salir de él. ¿Es el coche perfecto para el fin de semana? Sí. ¿Para llevártelo a cielo abierto hasta Chapala o Tapalpa? No nos lo pensaríamos dos veces. Entonces, en el Corvette Stingray Convertible tienes la dualidad de un mismo deportivo, con mucho estilo, amplio equipamiento (ya repasado con anterioridad en nuestra prueba con la versión “normal”) que ofrece rines de 19” adelante y de 20” atrás, con Android Auto y Apple CarPlay inalámbricos, servicios OnStar, retrovisor con cámara, elevación de la suspensión adelante para pasar topes (con memoria y que gracias al GPS podemos programar para que al llegar a cierto tope o rampa, el auto deba elevarse automáticamente).

Hemos disfrutado de un auto espectacular, que prácticamente no necesita presentación, que hoy cuesta mucho dinero pero a cambio entrega lo que hoy pocos autos pueden ofrecer: emociones. Para quien tiene uno, sabe de lo que hablamos.

Mantiene el equipamiento que ya conocíamos del Corvette Stingray en su versión Z51 Coupé. EL INFORMADOR/M. Castillo

Ficha técnica

Motor

V8; 6.2 litros; Inyección directa; Potencia: 495 HP @ 6,450 rpm. Torque: 470 libras-pie @ 5,150 rpm.

Tracción

Trasera.

Transmisión

Automática de ocho velocidades (8+R).

Frenos

De discos ventilados en las cuatro ruedas, con ABS y EBD.

Suspensión

Independiente de doble horquilla con barra estabilizadora en ambos ejes y con ajuste neumático adelante.

Dirección

Eléctrica progresiva.

Dimensiones (mm)

  • Largo: 4,630.
  • Ancho: 1,934.
  • Alto: 1,234.
  • Distancia entre ejes: 2,722.

Capacidad

  • Peso: 1,530 kilogramos.
  • Tanque: 70 litros.
  • Cajuela: 357 litros.

Precio

2’790,000 pesos (precio variable).
 

Temas

Lee También