Domingo, 27 de Septiembre 2020

Renovarse o morir: Benito Santos se adapta a la nueva realidad

En medio de la pandemia las oportunidades y nuevos retos se presentan en el camino del reconocido diseñador jalisciense; pronto tendrá una línea de ropa inspirada en el agave
 

Por: Enrique Esparza

REFERENTE. En los últimos años Benito Santos se ha encumbrado en la escena de la moda internacional. ESPECIAL

REFERENTE. En los últimos años Benito Santos se ha encumbrado en la escena de la moda internacional. ESPECIAL

La industria de la moda y el vestir no es ajena a las complicaciones económicas que ha generado la pandemia derivada del COVID-19. Y ante la incertidumbre y el panorama gris que se genera por estos días, hay que buscar nuevas estrategias y abrirse a nuevos caminos para subsistir. De esa manera lo entiende y lo asimila el diseñador jalisciense Benito Santos, quien se adapta a la nueva realidad para seguir desarrollando su marca.

En entrevista, comparte que para los diseñadores será necesario sacudirse el ego y encontrar nuevas vías de negocio a través de la moda. Él por ejemplo, echará andar una nueva colección más comercial –“ready to wear”– tanto para dama como caballero, estará inspirada en el agave, la presentará online en los próximos días y la venderá de manera digital.

A la par sigue produciendo cubrebocas, que se han convertido en la pieza indispensable del 2020, el must de la temporada. Recientemente sacó una línea de trajes quirúrgicos y también seguirá colaborando con otros creativos, al menos para él, ese es el camino que le traza la nueva normalidad. Estos proyectos también generaron recursos para apoyar causas sociales y mantener el empleo de las personas que colaboran con él.

“Esto tiene que seguir, no podemos parar. Yo me he dedicado a hacer ropa sobre medida más costosa, pero o cambiamos, o se acaba el asunto. Entonces, la colección nueva que presento, que está inspirada en el agave y que la pienso grabar el 13 de septiembre, los 70 looks son ‘ready to wear’ completamente”.

Dice el creativo que este momento que se vive marca completamente el replantearse los objetivos.

“A la industria de la moda en México nos falta mucha evolución, creo que la gente que hace ropa más comercial va más adelante que todos los demás, es mi punto de vista, no es que tenga la razón, pero creo que a los diseñadores nos toca entender que tenemos que vender, es una necesidad, hoy más que nunca, porque se están perdiendo empleos. Yo tuve que hacer un recorte pequeño de mi gente y hoy me están maquilando cosas en otros lugares empresas especializadas en el tejido de punto y la sastrería. Y yo me he preguntado, ¿qué será de mi taller?”.

La manera de llevarle al público las nuevas colecciones también se modificó, tomando como punto de partida las herramientas tecnológicas y los formatos híbridos que conjugan lo digital con lo físico. Benito fue parte de la inauguración de la edición 73 de Intermoda que se realizó bajo estrictos protocolos de higiene y sana distancia.

Y como no se podía hacer un desfile por la congregación de personas, se creó el “Fashion Space”, un área donde los diseñadores lucían las piezas de sus colecciones sobre maniquíes, así Santos mostró “Musa #1” Otoño/Invierno 2020, inspirada en Ximena Navarrete, con quien colaboró en Miss Universo. De hecho, dicha colección ya la había presentado anteriormente en sus redes sociales en abril pasado bajo este esquema de la nueva normalidad.

“De aquí en adelante yo ya no puedo dejar de hacer cosas comerciales”, explica Benito, sin embargo, su expertise en la alta costura continúa y evoluciona, haciendo la experiencia para sus clientas más personalizada. “En este momento atiendo gente por cita”. Pero también hay nichos que siguen fuertes, por ejemplo, el mercado que significan las novias, recordó que acaba de abrir en Culiacán, Sinaloa.

“La novia con, o sin gente, se seguirá casando. Las bodas en México tienen que ver mucho con nuestra idiosincrasia. Entonces, eso no va a desaparecer. Tiffany hizo un reporte de que en México se duplicaron las entregas de anillos de compromiso en esta pandemia, lo cual significa que el 2021 será un año llenísimo de bodas, así que es un mercado donde el vestido de novia no creo que vaya a caer, pero quizá el de la ceremonia sí, porque a lo mejor la fiesta será de 50 o 100 personas y con este cambio que estamos teniendo, todos tendremos una manera de pensar muy distinta, seremos más conscientes de por qué estamos comprando tal ropa, a quién estamos ayudando al comprarla y qué beneficios nos traerá”.

Reitera que la realización de vestidos de novia y de vestidos de noche continuará, sin embargo hacer colecciones de show ya no será una prioridad. “Si yo no hago este cambio en este momento de poder diversificarme y ser más comercial, la empresa se va a morir. Yo tengo la capacidad de adaptarme a lo nuevo”, y así lo está haciendo, desarrollando su creatividad en un panorama cambiante que está abriendo un mundo de posibilidades.

JL

Coronavirus Tapatío

Temas

Lee También