Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 21 de Julio 2019

"La leyenda del tiempo", el fracaso de ventas que revolucionó la música en español

El décimo disco de Camarón de la Isla, editado en 1979 obtuvo magras ventas y severas críticas en su lanzamiento; 40 años después es considerado un clásico que abrió vereda a la fusión y experimentación

Por: Joel Castillo Guzmán

“El flamenco puro es una cosa y el flamenco pop otra. Yo al flamenco puro lo llevo dentro, lo tengo cuando quiero y lo saco cuando quiero, si encuentro posibilidades de hacer otras cosas y de salirme un poco porque no lo voy hacer”: Camarón, cantante. CORTESÍA / M. Pacheco

“El flamenco puro es una cosa y el flamenco pop otra. Yo al flamenco puro lo llevo dentro, lo tengo cuando quiero y lo saco cuando quiero, si encuentro posibilidades de hacer otras cosas y de salirme un poco porque no lo voy hacer”: Camarón, cantante. CORTESÍA / M. Pacheco

Cuatro años después del fin de la dictadura de Francisco Franco y con la consigna de elaborar un disco de ruptura con sus trabajos anteriores, el icono del flamenco español José Monje Cruz, alias Camarón de la Isla, se embarcó en una aventura por paisajes sonoros que lo llevaron a un paraje distinto. Ahí encontró instrumentos eléctricos, rock, jazz, psicodelia y la poesía de Federico García Lorca. El coordinador asignado para dirigir tan importante empresa fue el productor Ricardo Pachón, responsable de los discos de Lole y Manuel, Smash o Veneno, considerados de vanguardia.

La idea original de Camarón era hacer un disco en colaboración con Manuel Molina, cercano al sonido de “Nuevo día”, primera producción de Lole y Manuel, pero un malentendido entre las esposas de ambos propició una ruptura y cambio de planes. Con un rumbo diferente al planeado se encerraron en una finca en Umbrete, municipio de la provincia de Sevilla, ahí se comenzaron a trabajar textos de Federico García Lorca y otros de tradición popular para hacer el conjunto de letras del disco.

Respecto al sonido que buscaban, Ricardo Pichón en el documental “Tiempo de leyenda” comenta: “Parto de una obsesión, del disco de Sabicas con Joe Beck (”Rock Encounter”, 1966), no era la fusión perfecta, pero era guitarra flamenca, bajo y batería”, con esa idea musical se reclutó a Kiko Veneno (José María López Sanfeliu) a los hermanos Raimundo y Rafael Amador para armar las maquetas de las canciones que darían forma al disco. Además, estaba el joven José Fernández Torres el “Tomatito” guitarrista que acompañaba a Camarón.

Durante un mes de ensayos se armaron las versiones preliminares de las piezas, se sumó a los trabajos la banda de rock andaluz Dolores, compuesta por Rafael y Manuel Marinelli, Manuel Rosa, José Roca y Antonio Moreno. También visitó el cuarto de ensayos Paco de Lucía, con Jorge Pardo, Pepe Pereira, Rubem Dantas y Ramón de Algeciras, músicos que hacían gira con de Lucía en esas fechas. Después del proceso creativo se mudaron a Madrid para hacer la grabación final.

“Cuando Camarón llega a Madrid él ya tenía toda la armazón de las canciones y la música. Tomatito ya había hecho todos los acordes, todo el sentimiento de lo que él quería hacer con las letras y las melodías. Después se junta gente para darle el sonido de rock y de jazz, ellos son los que le dan el acabado al proyecto”, explica Kiko Veneno en el documental “Tiempo de leyenda”. La sede la grabación son los estudios de Polygram, a cargo del ingeniero de sonido Pepe Torrano.

En las fechas de grabación, el grupo Dolores, integrado por Pedro Ruy Blas, Jorge Pardo, Toni Aguilar y Jesús Pardo, también coincidían en el estudio, por lo que se sumaron al proyecto. El resultado de la experimentación de Camarón generó un disco con 10 piezas que dio un nuevo sonido al flamenco y que sirvió para que otros artistas se atrevieran a fusionar. “La tranquilidad máxima me la dio Paco de Lucia. Le llevé el disco, lo escuchó y me dijo que era una maravilla, que quizá el teclado final en ʻLa leyenda del tiempo’ era demasiado jazzístico, pero que le encantó”, explica Ricardo Pachón.

Así, el 16 de junio de 1979 comienza a circular el nuevo disco de Camarón. La crítica fue dura y lo destrozó, no daba crédito a la propuesta vanguardista del ídolo y estandarte de la música flamenca en España y el mundo. Algunos gitanos iban al Corte Inglés a exigir su dinero, “ese no es Camarón”. “Los que lo han escuchado y no les ha gustado les digo que lo vuelvan a escuchar, que es un disco bien conseguido”, explicaba Camarón a sus críticos. “La leyenda del tiempo” se presentó en pocas ocasiones, en la mayoría un desastre por cuestiones técnicas, foro o público.

Influencia en cuatro décadas

Gracias a “La leyenda del tiempo” bandas y solistas con horizontes musicales distintos se animaron a experimentar y fusionar para crear un sonido propio, pero con acento flamenco. Radio Futura, José Merce, Los Toreros muertos, Alejandro Sanz, Joaquín Sabina, El Cigala, Rosario, Manu Chao, Color humano, Chambao, Martirio, David Bisbal, Luz Casal, Niño de Elche, Ojos de brujo, Vetusta Morla y cientos de proyectos más hasta llegar al fenómeno comercial y artístico millennial llamado Rosalía.

SABER MÁS

El documental “Tiempo de leyenda” se puede ver en YouTube. Además, Netflix tiene otros dos: “Camarón: The Film” y “Camarón Revolution”, donde se puede conocer más acerca de su vida y obra. En 2005 se estrenó la película biográfica “Camarón”, el actor Óscar Jaenada interpreta al músico de flamenco.

Alegría y amplitud musical

Gonzalo Oliveros, coordinador de la estación de radio RMX de Grupo Imagen, explica que “La leyenda del tiempo” es un disco que conoció en gracias Jaime Pontones: “Él es un apasionado del flamenco y tuvo a bien a compartirnos el disco de Camarón. Su propuesta me atrapó desde un principio. Tiempo después coincidí con Jaime en proyectos radiofónicos donde procurábamos tocar a Camarón de vez en vez”.

“Es por la ʻLa leyenda del tiempo’ que muchos artistas se dan la oportunidad y libertad creativa de hacer cosas distintas. Su influencia abarca a distintos géneros y épocas. Un ejemplo es la colaboración entre El Cigala y Bebo Valdés en el disco ʻLágrimas negras’, que mezcla la tradición del flamenco con los sonidos caribeños”, explica Gonzalo Oliveros.

Oliveros expresa que al igual que Camarón el público debe de darse la oportunidad de descubrir nuevas propuestas sonoras, no estancarse, tener oídos abiertos: “Buscar siempre propuestas y estar atentos a ellas. Mi canción favorita del disco es ʻTangos de la Sultana’, la interpretación de Camarón es estupenda. En lo particular soy fan de los tangos, creo que a pesar de lo fatalistas que son siempre al final hay esperanza, esperanza que hay tener en la vida y la música”.

Apertura a sonidos distintos

Para el músico, periodista, DJ y actual conductor de “La maraca atómica” en Radio Universidad de Guadalajara, Paco Navarrete “La leyenda del tiempo” es la ventana para que el movimiento de rock andaluz fuera reconocido y para que Camarón se reinventara y saliera de su zona de confort creativo que tuvo al hacer dueto con Paco de Lucía.

“Camarón se arriesga, deja a un lado el reconocimiento que ya tenía como figura del flamenco. Se aventura a realizar un disco de ruptura personal, reúne a músicos que ya venían trabajando y fusionando rock, jazz, blues con el flamenco. La incursión de los hermanos Amador y Kiko Veneno es clave para lograr el disco”, señala Paco Navarrete.

También considera que la influencia que dejó “La leyenda del tiempo” fue aprovechada por distintas generaciones: “Los músicos de flamenco se abrieron a distintos géneros y posibilidades de hacer música, como ejemplo está ʻOmega’ de Enrique Morente, donde el metal y flamenco confluyen”.

Navarrete explica que el disco que en la actualidad se escucha vigoroso y muestra el trabajo del virtuosismo de los músicos que colaboraron, la apuesta por letras poéticas y de la tradición popular. “La rumba de ʻVolando voy’ es una pieza que refleja la frescura del disco, es una canción que en una fiesta ʻprende’ a la gente”.

Suplemento Tapatío

Temas

Lee También

Comentarios