Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 25 de Abril 2019

Mónica Escoto y Antonio Orozco, una pareja y mil ideas para innovar

Entre las marcas más conocidas que este matrimonio ha impulsado se encuentran Café Chai, Atmosfera, Mockocity, Chop, Tenisucos y Mockosines
 

Por: El Informador

Hemos escuchado de muchos socios que han sabido conjuntar talento y visión para poder crear grandes e icónicas marcas y empresas. Entre los más famosos tenemos a Steve Jobs y Steve Wozniak de Apple, Larry Page y Sergey Brin de Google, Bill Hewlett y Dave Packard de HP y William Procter y James Gamble de Procter & Gamble.

Sin embargo, pocas veces conocemos la historia de duplas exitosas que además de tener sociedad en negocios, comparten la vida en matrimonio. Este es el caso de Mónica Escoto y Antonio Orozco, una pareja que ha sabido combinar, armonizar y fundir su talento particular para construir un gran número de marcas y proyectos de empresa.

Entre sus marcas más conocidas se encuentran Café Chai, Atmosfera, Mockocity, Chop, Tenisucos y Mockosines. Estas actividades de empresa van desde la oferta gastronómica o el cuidado y recreación de infantes, hasta el diseño y elaboración de calzado para niños y adultos o los servicios de hotelería.

¿Cómo es que esta pareja logra fusionar su vida familiar con la de los negocios? Ellos mismos nos comparten su forma de entender la vida en pareja y cómo puede perfectamente trascender a los negocios y los proyectos de empresa.

Mónica y Toño, además de ser empresarios, son una pareja que goza del deporte, que si bien no lo practican de forma conjunta, para ambos es una pieza fundamental de su equilibrio diario. Toño practica el triatlón desde hace ya muchos años, de hecho, este deporte lo descubrió por invitación de Mónica. Sin embargo, él fue quien se volvió un entusiasta de esta disciplina deportiva. Mónica, en cambio, desde hace unos años se ha vuelto una ferviente practicante de las artes marciales mixtas.

Ambos disfrutan y procuran viajar lo más que se pueda, les encanta conocer otras culturas y aprender de experiencias totalmente diferentes a las que se viven en México.

Otra cosa que comparten es que desde muy chicos a ambos los educaron en la cultura del trabajo y del esfuerzo. Mónica nos cuenta que a la edad de 15 años murió su padre y que si bien nunca faltó nada, siempre tuvo la convicción de trabajar para apoyar con sus propios gastos.

A Toño desde niño sus padres lo llevaban a la oficina y apoyaba en las actividades que le disponían. Esta misma formación es la que hoy inculcan a sus hijos.

El camino creativo a la diversificación

Si bien los dos desde muy jóvenes trabajaron y pasaron por varios proyectos de emprendurismo, no fue hasta el Café Chai cuando consolidaron su primer gran proyecto. Un café-restaurant que nace y se inspira de una larga estancia de Mónica por Canadá y que no tardó en ser acogido por los tapatíos.

El estilo particular del Chai logró rápidamente posicionarse. Una de sus claves fue adaptarse perfectamente a muchas demandas sin contraponerse unas de otras. Es así que en el Chai podemos encontrar gente trabajando y disfrutando de su café, grupos de amigos reunidos para conversar, personas que se juntan para comer o desayunar y otras que gustan de comer rico y sano antes de regresar al trabajo. En el Chai cabe y convive mucha diversidad.

Ese precisamente ha sido el mantra de Mónica y Toño; la diversificación, una búsqueda permanente que aplican al interior de cada proyecto como en los múltiples proyectos en los que participan.

Si bien la diversificación ha sido uno de sus ejes conductuales, otro factor que ha sido muy importante para su éxito es que ambos cumplen un rol que respetan, alientan y procuran.

Mónica es una máquina de ideas, es la parte más creativa e innovadora del dúo y siempre busca salir de cualquier zona de confort que vislumbre tratando de ofrecer alternativas disruptivas para cada situación. Formalmente es la encargada de marketing, diseño y relaciones públicas.

Por otro lado, Toño es el encargado de materializar proyectos, es decir, de concretar ideas. También es la persona que busca eficientar los procesos y es el responsable de solucionar problemas. Finalmente tiene a su cargo mantener la expansión de todos los proyectos en los que participan ambos.

Uno de los grandes retos que han enfrentado ha sido precisamente la expansión. Cada etapa de crecimiento ha representado un esfuerzo muy importante de reestructura operativa y controles internos. Estos cambios han complejizado la operación, pero gracias a la seriedad con que asumen la implementación de procesos, no se han visto en grandes crisis durante estos años.

Algunos consejos que nos ofrecen:

  • Ser descarados y valientes para impulsar sus proyectos.
  • Saber hacer buenas relaciones públicas, ya que el camino es un poco más sencillo cuando hay acompañantes en el trayecto.
  • Si bien hay que ser valientes, también hay que estar dotados de realismo y humildad para saber escuchar y descifrar los momentos para echar a andar cualquier proyecto.
  • Tener claro qué quieres y qué buscas con cada proyecto de empresa.
  • Buscar siempre una buena organización interna.
  • Sólo arrancar un proyecto si hay absoluto convencimiento del mismo.

Colofón

Lugar: Playa.
Escritor: Gabriel García Márquez.
Género de cine: Comedia romántica y acción.
Comida: Japonesa
Si no fueran empresarios qué serían: Hippies o monjes budistas.
Un poder: Tener la mejor memoria (Mónica); ver el futuro (Toño).
¿Qué harían si se enteraran que tienen un día de vida?: Estar juntos.

Temas

Comentarios