Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Septiembre 2019
Economía | Autos

La nueva fábrica de Porsche: un vistazo de lo que nos espera en el futuro

La masificación de los vehículos eléctricos está cambiando la forma de construir los automóviles

Por: Mario Castillo

La nueva fábrica de Porsche: un vistazo de lo que nos espera en el futuro

La nueva fábrica de Porsche: un vistazo de lo que nos espera en el futuro

Los autos eléctricos son nombrados cada vez con mayor fuerza; las estaciones eléctricas para la recarga están cada vez más presentes y en las grandes ciudades como Guadalajara las vemos con frecuencia.

Mientras la era de la industria automotriz eléctrica nos está haciendo un guiño, todavía hay quienes no han pasado al siguiente nivel y se siguen cuestionando si la fabricación de un auto eléctrico supone un cierto nivel de contaminación al medio ambiente.

Y es una pregunta con justa razón, pues hay muchas dudas sobre lo que vendrá y, como todo lo que es nuevo es normal que se pregunte ¿qué pasará y cómo se hará?

Sin echar en saco roto las dudas y el valor de sus respuestas, la realidad es una y esa es la que las armadoras nos demuestran pero no lo hacen solas, el mismo público lo pide.

El desarrollo masivo de autos eléctricos está a la vuelta de la esquina y así como la moda de las SUVs y crossovers nos invadió en los últimos años, precisamente respondiendo a lo que la gente quería, ahora las marcas enfocan sus esfuerzos en la electrificación.

Pero en esta ocasión no lo hacen por moda, sino porque es un mercado naciente y que poco a poco está ganando terreno, principalmente impulsado por una necesidad de supervivencia tanto de las empresas que los construyen, pero sobre todo de quienes somos sus compradores, pues el cambio climático ha obligado a los gobiernos a legislar sobre todo lo que contamine, incluyendo los autos, y a crear cosas distintas para seguir produciendo de forma saludable para nosotros, aunque también las marcas quieren sus arcas saludables.

Un ejemplo de todo lo anterior viene desde Stuttgart, Alemania, donde recientemente se edificó la planta que será la casa del Porsche Taycan. Una factoría cero emisiones lista para operar y darle la bienvenida a una nueva forma de construir automóviles.

Si bien Tesla ha sido punta de lanza en este rubro, desde hace años, las dificultades financieras han frenado un poco los sueños de Elon Musk (su fundador) para que su idea llegue lejos.

La deportividad presente en los autos de Tesla ha sido su as bajo la manga y a todos nos queda claro lo bien que lo hizo para que esta industria automotriz, muchas veces incomprendida a sí misma, volteara a ver a los eléctricos como una opción viable. En resumidas cuentas, Porsche tiene el músculo financiero en comparación a Tesla.

En diciembre de 2015 el Acuerdo de París, en el marco del COP21 (Conferencia de la ONU sobre el cambio climático), tuvo como objetivo el trabajar en mantener el aumento de la temperatura en menos de dos grados durante el próximo siglo.

Para esto, hay que trabajar en una reducción de las emisiones contaminantes y en consecuencia la legislación empuja a las marcas a prepararse, como Porsche, que de aquí al año 2022 capacitará a sus empleados a fabricar autos eléctricos, una decisión sin precedente y hasta histórica.

Se invertirán seis mil millones de euros gradualmente hasta ese año, pero por ahora la fábrica de Zaffenhausen creará mil 500 nuevos puestos de trabajo.

Para esta planta se invirtieron 700 millones de euros de inicio y se aprovechará para la construcción del nuevo 911 así como la futura gama de deportivos bi-plaza, todo esto teniendo una fábrica cero emisiones gracias al proyecto Porsche 4.0 en el que la fabricación va de la mano con las nuevas tecnologías, bajo una red de producción flexible y automatizada.

Hoy en día las fábricas de automóviles son autosuficientes, tanto así que cuentan con sofisticadas plantas de tratamiento de agua entre otros sistemas que disminuyen su impacto ambiental.

Ahora que el futuro está aquí, Porsche da un claro ejemplo de cómo se masificará la producción y hasta iluminará el camino para otras marcas que tienen poco explorado este terreno; para eso se necesita un nivel de inversión importante y compromiso.

Ya veremos si en el próximo siglo este granito de arena sí aportó, o nuestros hijos no estarán para contarlo.

Temas

Lee También

Comentarios