Jueves, 06 de Agosto 2020
Economía | Autos

El Corvette de octava generación podría tener un problema de seguridad

El deportivo ha recibido un par de reportes que comprometen la visibilidad del conductor

Por: César Cerda

El Corvette de octava generación podría tener un problema de seguridad

El Corvette de octava generación podría tener un problema de seguridad

Los automóviles totalmente nuevos no son exentos a presentar algunas fallas de diseño o más complicadas, pese al largo tiempo que el producto pudo haber pasado en desarrollo. Esto parece estar ocurriendo con el Chevrolet Corvette C8, mismo que podría presentar una importante falla de seguridad.

Y es que en los Estados Unidos habría al menos dos reportes de dos dueños diferentes que manifiestan que el cofre delantero se levanta de manera espontánea mientras el vehículo se encuentra en movimiento. Esto obstruye el campo visual del piloto y eleva de manera importante las posibilidades de un accidente y, en consecuencia, la probabilidad de personas heridas.

Según algunos sitios internacionales, estos casos habrían sido reportados a la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA, por sus siglas en inglés), entidad encargada de la seguridad en materia de transporte en el vecino país del Norte.

Los dos reportes datarían de abril, el primero de ellos del día 11 y el segundo del día 30, pero en ambos casos manifestando un problema muy similar en dos automóviles del mismo modelo pero de dueños diferentes.

Este no sería el primer caso de quejas que recibe el Corvette de octava generación, pues en foros y blogs virtuales algunos dueños se han quejado de las costuras del tablero del deportivo y de la poca ergonomía de la que gozarían las dos plazas del automóvil.

Por ahora Chevrolet no se ha pronunciado al respecto, pero este caso no es del todo raro en la industria automotriz, pues Nissan vive desde hace un par de años un problema muy parecido con algunos vehículos vendidos también en los Estados Unidos.

Regularmente la solución suele ser sencilla y, de ser necesario, la marca en conjunto a la NHTSA emitiría un llamado a revisión para arreglar el desperfecto sin costo para el propietario. Por ahora parecen ser dos casos aislados, ya que no se descarta que los conductores hayan fallado al cerrar de manera correcta el compartimiento frontal.

Temas

Lee También