Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 15 de Agosto 2018

Salida en Falso

A estas alturas, sentimos pena porque la División Oeste de la AFC pasó de ser “la de la muerte”, a la “de los muertos”

Por: El Informador

Si los Seahawks todavía tienen posibilidades de acceder a Playoffs es gracias a su mariscal de campo, Russell Wilson. AP

Si los Seahawks todavía tienen posibilidades de acceder a Playoffs es gracias a su mariscal de campo, Russell Wilson. AP

De cara a la temporada 2017 de la NFL había muchas predicciones sobre quiénes irían al Super Bowl, quiénes serían los líderes aéreos y por tierra, en fin, en todas había varios contendientes. En cuanto a cuál sería la mejor División de la Liga pocas dudas había: La del Oeste de la Americana, sería de nuevo la más espectacular y la que más boletos otorgue a Playoffs.

La realidad es una muy diferente. Los Chiefs de Kansas City, son el peor líder divisional de la Liga y el único que no tiene marca ganadora. Broncos, Raiders y Chiefs pintaban como serios candidatos a acceder a la siguiente ronda. No obstante, uno de ellos es la decepción de la campaña (Denver), el otro la debacle más grande (Kansas), los restantes son equipos irregulares que en una semana dan la campanada y en la otra son una incógnita.

El equipo al que se le daba menos esperanza al inicio, es el más peligroso ahora. En esta trinchera sentimos pena porque la División Oeste de la AFC pasó de ser “la de la muerte”, a la “de los muertos”.

EL PODIO

Eterno dominio
Podemos ignorar que los Patriotas se encuentran en una división que lleva más de siete años sin darles pelea alguna, o que la combinación Belichick-Brady ya no sorprende a nadie. Hoy son el mejor equipo de la Conferencia Americana, en sus filas cuentan con el principal candidato al MVP y por decimoquinta temporada consecutiva han ganado más de 10 juegos ¿Quién se atreve a decir hoy que no son el principal candidato a ganar el Super Bowl?

Halcón negro
Aún con la Legión del Boom fuera de combate, los Seahawks lograron lo que hasta la semana pasada parecía imposible, tumbaron del avión a los Eagles de Carson Wentz. Filadelfia estaba intratable, hasta que Russell Wilson y compañía les pusieron un alto. Con un juego exquisito de la ofensiva, un mariscal de campo que luce cada vez con más madurez y sobre todo las lesiones que los han mermado, siguen vivos y nadie va a querer enfrentarlos en Playoffs.

Poder bávaro
La temporada de fantasía de los Vikings sigue creciendo. Después de una demostración bestial del poderío ofensivo de los Falcons, Keenum y su defensiva se pararon en Atlanta con la misión de detener a un receptor de otro mundo como Julio Jones, y no sólo eso hicieron, sino que se convirtieron en el único equipo que no permitió a Matt Ryan llegar a la zona de anotación. Junto con Pats e Eagles, se adjudican el mejor récord de la Liga.

LA FIGURA
Russell Wilson, QB de Seahawks

Si los Seahawks todavía tienen posibilidades de acceder a Playoffs es gracias a su mariscal de campo. Wilson no sólo encaminó a Seattle para mantenerse con vida en su División y en la pelea por el comodín de la Conferencia Nacional, sino que con cinco jugadores defensivos clave lesionados, enfrentaba al mejor equipo de la Liga. Lanzó para tres touchdowns y alargó las jugadas como solo él lo sabe hacer. De continuar con el ritmo que lleva, será sin duda contendiente serio al MVP.

¿TE AVIENTO EL PAÑUELO?

¿Y la Gran Manzana?
Nadie contaba con que las principales armas de los Giants a la ofensiva estuvieran lesionadas simultáneamente. Sin embargo, eso no justifica la vergonzosa temporada que han tenido. A pesar del poco arsenal aéreo, han tenido más de un mes para trabajar en el juego terrestre, mismo que no ha existido. Ni la burrada de sentar a Eli Manning pudo salvar la chamba de Ben McAdoo.

Caballada flaca
Del equipo que ganó el Super Bowl hace dos años, Denver se encuentra muy lejos. El problema es que del nivel mostrado la temporada pasada también están a leguas de distancia. Han perdido sus últimos ocho juegos; de mariscal de campo, Lynch, Osweiler y Siemian sólo tienen el nombre y a su defensa ya no le tienen miedo ni los Browns.

Maldición favorita
Se le acabó la salvación a los Browns. Perdieron contra los Chargers, quienes habían sido al único rival que vencieron la temporada pasada. Por segunda campaña consecutiva arrancan con 12 juegos perdidos, algo inédito en la NFL. Ya no hay nadie, ni ellos mismos, quien crea que no terminarán de nuevo como el peor equipo de la Liga.

EL VILLANO
Jay de la Cueva decía que ya lo veía venir

Ben McAdoo tenía los días contados como head coach de los Giants. Ante esta situación, hizo un movimiento que esperaba fuera la fórmula para cambiar el estado del equipo y la opinión de los dueños. Evidentemente sentar al jugador franquicia después de 13 años de ser el titular e imagen de Nueva York, terminó por decapitarlo. Geno Smith no estuvo ni cerca de ser la solución, además cortó una racha de 210 juegos consecutivos de Eli Maning, segunda más larga de la Liga. Son ahora 10 derrotas en la temporada, lo que terminó por cortar otra cabeza más, la de Jerry Reese, el gerente general. Ahora, para la mitad de la afición de la Gran Manzana, McAdoo es el enemigo público número uno.

Temas

Lee También

Comentarios