Jueves, 27 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Deportes

La Fiel apoya al Atlas en la final: "Daría toda mi vida por ser campeón"

Aficionados rojinegros se congregaron en la glorieta de los Niños Héroes para animar a la distancia en el primer partido por el campeonato

Por: Yunuen Mora

A pesar del resultado adverso 3-2, La Fiel se mostró orgullosa y confiada en remontar en casa. EL INFORMADOR/G. Gallo

A pesar del resultado adverso 3-2, La Fiel se mostró orgullosa y confiada en remontar en casa. EL INFORMADOR/G. Gallo

"¡Vamos, vamos, vamos AKD!", sonó en paseo Chapultepec a las 9:17, después del primer gol. Cervezas volaron y la euforia se elevó entre los aficionados del Atlas que se reunieron frente a la Glorieta de los Desaparecidos, la cual fue custodiada por vallas y policías.

"¡Arriba el Atlas, cabrones!", resonó en cántico desde antes de las 9 de la noche, hora en que el primer partido a la gran final se jugaría en el estadio de León, Guanajuato.

Seguidores del Atlas esperaban frente a las pantallas gigantes donde un partido histórico se llevaría a cabo.

Hace 22 años que el Atlas no llegaba a una final de campeonato. Hace 70 que no es campeón. Los hinchas lo saben a la perfección y por eso celebran cada último triunfo del equipo que, aunque no les da alegrías todos los días, siempre lo llevan en el corazón.

Es un amor "apache" y que sale en forma de tatuaje en los cuerpos de los pertenecientes a la Barra 51.

El rojo y el negro se vieron en puño, en playeras, cabello y piel, también las banderas con el escudo. Los aficionados aplaudieron mientras nombraban la alineación.

EL INFORMADOR  / G. Gallo

Luces naranjas, rojas y azules se vieron en las esquinas. Policía vial y municipal resguardaron la zona. Paseo Chapultepec se cerró a la circulación vehicular.

Los gritos no se hicieron esperar al primer toque de balón que marcó el inicio del partido. Y de repente el silencio, hasta que el Atlas robó el balón.

El balón rozó la portería del León en el minuto 6: "¡aaaaahh!", gritaron. Fue el primer ataque de muchos que vinieron en la noche.

Eran las 9:17 "¡Goooooooool!"

Atlas se veía más cerca de la copa, de tener una estrella más en el escudo.

"Señores yo soy del Atlas y tengo aguante. Yo sigo a los rojinegros a todas partes. El Atlas es un sentimiento que se lleva en el corazón, daría toda mi vida por ser campeón, ¡dale el AKD!", sonó a coro.

"¡Vamos, vamos, vamos rojinegros!": cantaron con bombo, tambor y trompeta la Barra 51. Ni el gol a las 9:42 del León los paró, al contrario. Los canticos se escucharon más alto y las banderas volaron.

"¡Es la fiel, es la fiel! ¡olé, olé!", se escuchó al medio tiempo, y el "tuta tuta" mientras el bombo con el escudo de Atlas se elevó.

10:13 y el segundo tiempo comenzó.

No era el estadio, pero para la Barra 51 daba lo mismo. Estaban ahí para apoyar a su equipo y con sus cantos y gritos a los jugadores lo demostraban.

20 minutos después volvieron los baños de cerveza y "¡vamos, vamos, vamos AKD!" se escuchó a coro. Otro gol y "La Fiel" cada vez más cerca de ver a su equipo campeón.

"Señores yo soy del Atlas y tengo aguante. Yo sigo a los rojinegros a todas partes. El Atlas es un sentimiento que se lleva en el corazón, daría toda mi vida por ser campeón, ¡dale el AKD!", resonó.

La emoción duró unos minutos. 10:46, "La Fiera" anotó y todos callaron, se sobaron la cabeza y miraron atentos la pantalla.

Dos minutos después volvieron de a poco y el bombo volvió a sonar y las banderas se volvieron a mover. Pese a ello la tensión se sintió. Faltaban unos minutos para terminar el partido.

Marcaron penal a favor de León y en la repetición los aficionados le gritaron a la pantalla "¡eso no es penal!". No se les escuchó y La Fiel sudó.

"¡Gol de La Fiera!" gritó un comentarista y en Chapultepec el silencio reinó.

Una cerveza voló y la Barra 51 saltó. Todos pensaron que habría una pelea, por lo tenso del momento, pero quedó en gritos.

Últimos seis minutos añadidos al marcador. Una caída. Gritos. Los rojinegros se acercaron a la portería sin lograrlo. Gritos.

Acabó el partido y el León terminó con un gol de ventaja.

"Vamos, vamos", se escuchó entre aplausos mientras la multitud se disipaba.

Y a pesar del resultado, 3-2, a La Fiel no le quitaron el sentimiento de orgullo por su equipo, pues los cánticos volvieron y las banderas se movieron.

"Vení, vení, canta conmigo, que un amigo vamos a encontrar, que de la mano de Diego Cocca, la vuelta vamos a dar", cantaron con la fe intacta.

Temas

Lee También