Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 18 de Abril 2019

Una vida dedicada a la lengua española

Recién nombrada directora adjunta de la Academia Mexicana de la Lengua, Concepción Company Company ha dedicado su vida a la investigación de los cambios de nuestra lengua  

Por: Ruth Romero

Concepción Company Company. La doctora en Lingüística Hispánica, en la Cátedra Julio Cortázar. EL INFORMADOR / R. Romero

Concepción Company Company. La doctora en Lingüística Hispánica, en la Cátedra Julio Cortázar. EL INFORMADOR / R. Romero

Recientemente nombrada directora adjunta de la Academia Mexicana de la Lengua, Concepción Company Company, también investigadora emérita de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y miembro del Colegio Nacional, impartió la semana pasada el seminario “Gramática, historia y cultura en los cambios lingüísticos” y la conferencia magistral “La gramática en la construcción identitaria de los mexicanos” a través de la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar.

En entrevista, Company comparte el detonante de rebeldía universitaria que la llevó a dedicarse a la investigación de la lengua: “Fui con una profesora a que me dirigiera la tesis de licenciatura y me mandó un tema que es endemoniado, terrible, gigante, y me dijo algo que fue un disparador de rebeldía para mí, y éste fue el que me llevó a ser investigadora: ‘Lea todo lo que pueda de la noción de auxiliar’. En aquel entonces, yo no sabía lo que es un auxiliar, ahora tampoco porque es una categoría muy dinámica en donde entran formas, salen formas; yo era una estudiante muy obediente, así que lo hice, pero no veía por dónde agarrar aquello, por lo que decidí meterme a unos textos medievales”, recuerda.

Sin embargo, una problemática surgió: “Nadie me había dicho que algunos textos que se enseñan en Literatura medieval española no son de verdad de esta materia, como el ‘Libro de Apolonio’, ‘Libro de Alexandre’… Un desastre si se toman para hacer gramática histórica del español. En un acto de rebeldía me hice la que no oí la que me dijeron, como si no hubiera leído nada y me metí a un texto medieval, a ‘El Cid’, y me di cuenta que había un funcionamiento de los auxiliares que era muy distinto de lo que hacemos ahora en el español actual, y que se parecía mucho a como está el francés”.

Las preguntas afloraron en su mente: “Si esto pasa en el siglo XII o a fines de éste, ¿cómo estará a fines del XV la cosa? Y me fui a otro texto que me gustaba, que lo había estudiado en la licenciatura desde el punto de vista literario, ‘La Celestina’”.

Así, encontró “un placer absoluto, infinito, en el proceso del descubrimiento. Encontré mi vocación, dije ‘¡Qué divertido es esto de meterte a los textos y encontrarle las tripas!’”, y gracias a esto recomienda: “Yo creo que estos actos de rebeldía son muy sanos para los estudiantes universitarios”.

Sus tres casas institucionales

Oriunda de España, la investigadora llegó México durante un verano mientras cursaba Filología latina en la Complutense de Madrid, su tierra natal. Actualmente, tiene tres casas institucionales: su alma mater, la UNAM, donde cursó la licenciatura en Lengua y Literatura Hispánica, la maestría y el doctorado; hoy es investigadora emérita de esta universidad; “aquí ser emérito es el máximo grado que otorga la institución a un académico en activo”.

Es directora adjunta de la Academia Mexicana de la Lengua, de la cual ocupa “una silla importante, ocupada por Vasconcelos en su tiempo, por el cronista de la Ciudad de México del siglo XIX Francisco Sosa -una de las calles más bonitas de Coyoacán- y por otras grandes personalidades”, desde el año 2005.

Hace tres años, fue nombrada miembro del Colegio Nacional. “Esas son mis tres casas y las tres afortunadamente me dan coherencia y me hacen angular la investigación por las exigencias de cada casa: el Colegio Nacional me exige divulgar la investigación; la UNAM me pide docencia e investigación, es lo que hago, investigación pura y dura y la llevo a las aulas; y la Academia tiene otras funciones como hacer diccionarios, gramáticas, glosarios y otras herramientas para la sociedad… Hay tiempo para todo si uno es organizado, también para ir al super, al cine, a disfrutar con los amigos un whiskey”.

Sus mayores méritos

Para Company, sus dos mayores logros son: legar infraestructura de investigación y la creación de obras pioneras. En particular, “Documentos lingüísticos de la Nueva España” es una de sus investigaciones que la llenan de orgullo, entre otras: “Esta obra no solo dio lugar para generar infraestructura, sino que dio lugar a que muchos otros investigadores de otros países de Hispanoamérica buscaran los documentos de la vida cotidiana que la reflejaban desde el siglo XVI”.

Igualmente, “La sintaxis histórica de la lengua española” es una obra digna de presumir. “En este momento son siete volúmenes, siete mil 856 páginas; estamos haciendo la cuarta parte. Es una obra colectiva, yo soy coautora en un número importante de páginas y autora sola de muchas otras. También es obra de infraestructura porque es dar a las nuevas generaciones materiales históricos organizados, clasificados y estructurados. Es la primera que hay para una lengua románica, hay una del italiano que solo abarca al siglo XIII y XIV, que es cuando se consolida el toscano como una lengua estándar de la península itálica; el catalán y el portugués la están haciendo ahora, a imagen y semejanza de como hicimos nosotros”.Así, la investigadora ha contribuido a generar materiales importantes de infraestructura para ofrecer a los futuros y actuales investigadores mejores herramientas “para poder estar más seguros de este soporte identitario que es la lengua”.

La corrección: un asunto cultural

Es común que los hablantes se preocupen por la corrección de la lengua, sin embargo, Company afirma que el estatus de lo que se considera correcto o incorrecto “puede cambiar mucho porque tiene que ver con hechos sociales, políticos y modas literarias. Para la gramática solo hay gramatical o agramatical, y una vez que entra una expresión, una palabra o una forma, y se empieza a usar y es documentada, pues ya es correcta, por el simple hecho de que se usa, es gramaticalmente correcta: es gramatical y punto”.

Suplemento Tapatío

Temas

Comentarios