Lunes, 06 de Abril 2020

Un vistazo a la ciudad que nunca fue

“El arte revela la ciudad” reúne a la sociedad, académicos y artistas en Guadalajara; Espacios Revelados abre paso a la reflexión sobre nuestra urbe
 

Por: El Informador

Organizadores. De izquierda a derecha, María López Toledo, Alonso Arrieta, Fernanda Villegas y Aristeo Mora. EL INFORMADOR/E. Barrera

Organizadores. De izquierda a derecha, María López Toledo, Alonso Arrieta, Fernanda Villegas y Aristeo Mora. EL INFORMADOR/E. Barrera

Con el nombre de “El arte revela la ciudad”, el circuito artístico de Espacios Revelados estará del 6 al 15 de marzo, con actividades gratuitas.

Aristeo Mora, uno de los organizadores, comentó: “Es una plataforma a la que se invita a participar a personas del ámbito de la academia, organizaciones sociales y artistas”.

El resultado de las colaboraciones fueron 19 obras que se presentarán en un lapso de diez días: “Giran en torno a una temática que detectamos que podía ser importante abordar en la ciudad: El proyecto de modernidad fallido que vivimos en Guadalajara a partir de los años 50. Dejó como resultado la construcción de múltiples edificios y urbanizaciones que hoy en día están muy deterioradas e incluso abandonadas”.

Con este precepto invitaron a trabajar en dichos espacios (Condominio Guadalajara, la antigua Estación de Autobuses, Parque Agua Azul, entre otros): “Las compañías y artistas que vienen a trabajar el proyecto con académicos y organizaciones son locales, nacionales e internacionales (de Chile, Colombia, España, Argentina)”, dijo Aristeo.

Los creadores invitados son de artes plásticas, escénicas (teatro y danza): “La mayoría están en los límites de las diferentes disciplinas, son muy interdisciplinarios. Trabajan no en una línea ni temática ni disciplina definida. Una cosa que comparten es que siempre están en la búsqueda de formas de abordar problemáticas que les interesan. No se definen como teatro o danza”.

Son tres líneas curatoriales: “La primera es ‘Los futuros pasados’, es una arqueología de todos esos futuros que imaginamos que iban a acontecer pero que no sucedieron. La siguiente es ‘Habitar el fallo’, cómo habitamos el fallo de ciudad que vivimos. La tercera es ‘El futuro de un olvido’, tiene que ver con pensar e imaginar qué procesos estamos abriendo hoy que en algún momento va a devenir en olvidos nuevamente. Todo el proyecto tiene que ver con el abandono, los espacios abandonados, una modernidad fallida y abandonada, una modernidad que no fue”.

Para la organización, confluir las ideas de artistas y académicos “puede generar un intercambio de conocimientos, pero también generan nuevos conocimientos que de otra manera no existirían. No se pueden dar de otra forma: Normalmente los académicos no colaboran con artistas, o los artistas con organizaciones sociales. No suele haber esa triada en la ciudad. Este proyecto puede favorecer la creación de ese conocimiento y una perspectiva mucho más compleja y completa sobre cómo vivimos la ciudad que no fue, la ciudad moderna de Guadalajara que se prometió”.

En contexto

Fernanda Villegas, de Teatro Ojo, platicó el antecedente de su participación: “Trabajamos con procesos largos que tienen que ver con el lugar donde se decide hacer una pieza, el contexto es importante para los procesos de creación”. Teatro Ojo participará en el piso 23 del Condominio Guadalajara, desde donde buscarán voces que se integren a su obra. Alonso Arrieta anotó: “Vamos a convocar voces, nuestro objetivo es convocar esas voces que se ven de aquí, si hay una luz al Norte de la ciudad. Llamamos desde un pequeño call center: en la Ciudad de México hicimos una pieza con un call center que llamaba desde un teatro a todo el país”.

Serán cinco actores los que llamarán, un proceso del cual Fernanda comentó: “¿Qué puede aparecer de la voz, relatos e imágenes que no podemos avistar desde esta torre? Historias, sensaciones”. La conversación parte de preguntas, antes con la aclaración a quien recibe la llamada sobre el contexto de la misma: “Sin involucrar ningún dato personal, para que su voz sea escuchada en un espacio público. Si aceptan empezamos con las preguntas”.

María López Toledo platicó sobre cómo trabajan en el espacio asignado: “La primera impresión en este espacio, a todos les pasa, es ir hacia las ventanas. Conocíamos poco, fue observar todo esto como un gran mapa. Preguntarnos en dónde estaba eso a lo que Espacios Revelados llama abandono: En este espacio, en estos pisos, o en el flujo de este mapa”. A partir de las llamadas “Por más que podamos ver desde aquí, hay otras cosas que no se pueden ver, es lo que nos interesa. Escuchar voces, que de alguna manera suenan en la ciudad”.

TOMA NOTA

Más detalles

Todos los participantes y las sedes en: https://espaciosrevelados.mx/

JL

Temas

Lee También