Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 12 de Diciembre 2019

Un libro para hacer amistad

Con “Dos viejos caballeros” Toño Malpica explora la historia de dos abuelos cascarrabias para que los niños comprendan temas como la tolerancia y la comprensión

Por: El Informador

Toño Malpica. Con su libro también aborda temas como el perdón y la redención en un mundo donde se juzga por casi todo lo que se hace. EL INFORMADOR/F. Atilano

Toño Malpica. Con su libro también aborda temas como el perdón y la redención en un mundo donde se juzga por casi todo lo que se hace. EL INFORMADOR/F. Atilano

Toño Malpica publicó “Dos viejos caballeros” en el sello editorial El Barco de Vapor, con ilustraciones de Lalalimola (Sandra Navarro). Este cuento para la primera infancia salió en España en 2018: “Buscaron ellos a la ilustradora, hubo una sugerencia de ilustración, me gustó cuando vi sus trabajos. Todo lo que ilustra es bastante acertado, le dio el ritmo”.

Una peculiaridad de este cuento son sus protagonistas, un par de caballeros entrados en años y aparentemente enemistados: “En los libros para niños pequeños por lo general el protagonista es un niño pequeño o un animal que les haga conexión: aquí son dos abuelos cascarrabias”.

Uno de los temas es la tolerancia y reconciliación, para proponer conocer al otro y descubrir que son más las similitudes que las diferencias: “Creo que hay un poco de todo eso. Lo lindo de escribir para niños muy pequeños es que se puede fabular bastante: podría ser entre dos abuelitos del barrio o entre dos mismos niños, pero ponerlo como dos viejos caballeros, con la referencia al Quijote al que de pronto se le va la olla y ve cosas donde no las hay”.

Otro tema en el trasfondo es el de la redención y el perdón: “Todo tiene que ver con una posibilidad de perdón y de arreglar las cosas. Últimamente el mundo le tira a eso, a la imposibilidad de equivocarte. Por una vez que te equivoques ya te crucifican en todos lados, en las redes, pueden acabar con la carrera. El perdón parece que ya no es una fábula válida. Es una forma de decir que sí se vale dejar atrás lo que ocurrió y seguir para adelante”.

La ilustradora española lo traslada al ámbito visual: “El principal acierto que me gustó de ella, que me hizo enamorarme del libro completo, es ese puente entre un castillo y otro: transitan los dos caballeros de ida y vuelta sin ningún problema. Es un acierto total, que ni siquiera dejé entrever. En estos tiempos de tanta polarización, de poner muros, está padre eso. Hay posibilidades de levantar puentes”.
 

Temas

Lee También