Lunes, 17 de Febrero 2020

Rescatan la memoria tapatía

El viernes 31 de enero se estrena “La ciudad de las rosas (radiografía de las que nos quedamos)”, puesta en escena que comparte recuerdos sobre Guadalajara a través de un elenco clave
 

Por: El Informador

Elenco. Rosario Loyola, Estela Silva y  María Guízar comparten sus memorias sobre nuestra ciudad en la puesta en escena a estrenarse el 31 de enero. EL INFORMADOR/G. Gallo

Elenco. Rosario Loyola, Estela Silva y María Guízar comparten sus memorias sobre nuestra ciudad en la puesta en escena a estrenarse el 31 de enero. EL INFORMADOR/G. Gallo

El viernes 31 de enero se estrena la pieza “La ciudad de las rosas (radiografía de las que nos quedamos)”, con dirección de Claudia Anguiano y dramaturgia de María Guízar, Estela Silva y Rosario Loyola (también conforman al elenco). La obra se presenta en Los Terceros Treinta, un espacio dedicado a crear puentes entre diferentes generaciones con los adultos mayores. 

Anguiano, de Bazar Teatro (productora de “La ciudad de las rosas”), comentó respecto a la puesta en escena: “Hemos tenido la intención de trabajar en la memoria y su rescate. Esta pieza cierra una trilogía que habla de Guadalajara”. La primera obra trató sobre la icónica fábrica Canadá; la segunda, sobre oficios perdidos en la ciudad; y esta tercera entrega explora la memoria de tres personas sobre la ciudad.  

María Guízar, Estela Silva y Rosario Loyola comenzaron a trabajar en la pieza en el taller de teatro dentro de Los Terceros Treintas, el septiembre pasado. El objetivo del proceso fue recordar la ciudad y cómo se vivió en otras épocas. El resultado es una dramaturgia trabajada de manera conjunta, en donde lo que dice cada una en escena fue escrito por ella misma. 

Para las tres autoras hacer teatro fue una nueva experiencia. Estela Silva platicó sobre ese descubrimiento: “Ha sido muy interesante. Ninguna sabíamos nada del teatro, no teníamos idea de cómo se desarrollaba. Fue mucho escribir, mucho recordar, pensábamos que era una cosa muy distinta. Ahora estamos muy contentas y orgullosas de poderlo hacer”. 

A partir de los recuerdos se eligieron objetos y momentos para incorporar a la obra: el ruido del tren, los caballos, los pájaros, las canicas de los niños jugando... una serie de “sonidos que ahora se han ido perdiendo, eran algo cotidiano que ahora ya no se ven”. 

Un espacio para todos 

A Rosario Loyola, el espacio de Los Terceros Treinta le “pareció interesante, puesto que se trata de vincular a las generaciones mayores con los jóvenes, para transmitirles nuestra experiencia y para aprender de ellos. A mí me ha resultado fabuloso”. Además, compartió que “a través del taller descubrimos ciertas coincidencias: las tres vinimos de fuera. Cuando llegué (de Lagos de Moreno, a los 14 años) la ciudad era muy tranquila, llena de rosas, con poco tráfico”. 

Del lugar, María comentó que acudir a Los Terceros Treinta ha significado un cambio positivo: “Para mí ha sido increíble, yo siempre fui una persona muy encerrada. Ha sido difícil, pero siento mucha emoción de hacerlo, ha sido grandioso y me ha ayudado mucho a salir adelante”. 

En esta sede, ellas mismas tienen otros proyectos: taller de encuadernación, acondicionamiento físico, reciclaje de ropa y sesiones de coaching (autoestima y desarrollo personal). Igualmente han hecho bazares, además de trabajar en varias actividades. “Es uno de los motivos de Los Terceros Treinta: ayudar a los adultos mayores a estar activos y a tener un ingreso”, comentaron. 

Cabe señalar que este proyecto es apoyado por PROYECTA Producciones y la Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco. 

Las reminiscencias

María Guízar llegó a la ciudad a los nueve años, cuando la Perla Tapatía “era muy diferente. Antes podíamos estar sentadas en las puertas, platicando con las vecinas, con los niños afuera jugando en la calle. Ahora no, todo el mundo está encerrado en las casas, los niños en el celular”. 

Estela agregó otras diferencias en la convivencia cotidiana, como “ir a un café o una nevería era ir a conocer gente: ahora no. Todo el mundo vive muy hacia adentro, sin compartir. En la calle antes un señor te platicaba algo, una señora te enseñaba a leer, los niños respetaban a los mayores”. 

Para Rosario, las dinámicas familiares también eran distintas, propiciando que fueran más unidas: “Teníamos horarios para ver televisión, para acostarnos, para comer”. En ese sentido, Estela recordó que los juegos entre padres e hijos eran más comunes, lo que generaba una conexión, ahora muchas veces perdida. 

TOMA NOTA

¡Asiste!

Estreno de “La ciudad de las rosas”, en Los Terceros Treinta (Calle Morelos 1033), viernes 31 de enero, 7 y 14 de febrero; sábado 8 y 15 de febrero (todas las funciones serán a las 19:00 horas). Boleto general 150 pesos; estudiantes, maestros y tercera edad 120 pesos. Las entradas se consiguen vía inbox en Facebook.com/bazarteatro. 
 

Temas

Lee También