Lunes, 17 de Mayo 2021

¡Patrimonio cultural para llevar y divertirse!

“Mi patrimonio en una caja” busca fomentar actividades educativas y artísticas sobre las tradiciones de nuestro país

Por: Norma Gutiérrez

CORTESÍA

CORTESÍA

Inculcar el patrimonio cultural en los niños y jóvenes es el propósito con el Cecilia Monzón desarrolló “Mi patrimonio en una caja”, propuesta didáctica con la que promueve actividades educativas y artísticas para divulgar las diversas manifestaciones culturales de México y sus tradiciones en cada región.

De manera independiente, Cecilia Monzón, quien es internacionalista y maestra en Gestión del Patrimonio Cultural, impulsó este proyecto hace un par de años y a través de cojines con forma de alebrijes, piñatas, dibujos, pinturas y muñecas tradicionales de tela, por ejemplo, brinda una experiencia entretenida no solo a los más pequeños del hogar, pues sus diversos kits de “Mi patrimonio en una caja” también han cautivado a los padres de familia para tener un acercamiento divertido con sus hijos.

“Para hablarles a los niños del patrimonio cultural, hay que explicarles que vivimos en un lugar llamado México, que es enorme y que tiene una riqueza gigante, que tenemos playas, montañas, que tenemos diferentes comidas, que esta diversidad es la que nos hace ser tan diferentes, pero que al mismo tiempo todos somos un solo país, un solo México”.

A través de sus redes sociales, Cecilia Monzón, quien también está especializada en la gestión cultural y políticas culturales, promociona este proyecto que, a la par de su formación académica, también surge de un interés personal por lograr que su pequeño hijo conozca la diversidad mexicana, sus culturas, gastronomía y arte, pues vivir por un tiempo fuera de México le hizo replantearse de qué manera los niños conocen la identidad de su patria cuando no existe la oportunidad de visitar personalmente cada rincón del país.

“Desarrollo esa idea con una caja con siete actividades, un cuadernillo de divulgación y una pareja de muñequitos otomís: ‘Lele’ y ‘Panchito’, que eran los personajes que guiaban a través del cuadernillo todas estas actividades de diferentes regiones del país”, explica Cecilia al detallar que las actividades están inspiradas y creadas con el apoyo de comunidades de artesanos, artistas y emprendimientos encabezados por mujeres.

Diversidad creativa

Incluyendo cada vez más actividades y artículos que las niñas y niños puedes colorear, armar e interactuar de diferentes formas, “Mi patrimonio en una caja” oferta dinámicas pensadas en diversos rangos de edad infantil -de seis a diez años-, así como materiales enfocados más hacia los jóvenes y adultos, lo que permite que este proyecto sea realmente adaptable a una convivencia social integral y directa.

“A través del juego, de manera lúdica, les vas contando y explicando. Diseño crucigramas, sopa de letras para que identifiquen palabras que quizá no conocían. Con estas actividades conocen, por ejemplo, qué es un alebrije, y empiezan a identificarlo. Es mostrarles el patrimonio a través de actividades lúdicas y creativas, todo con el juego”.

Cecilia Monzón puntualiza que ante la naturalidad con la que los niños conviven y hacen uso de la tecnología cotidianamente, en un futuro “Mi patrimonio en una caja” explorará formatos tecnológicos, para reforzar la atención que los infantes brindan a este tipo de proyectos.

“Hoy lo hago con actividades muy coloridas, con muchos dibujos, que sea algo tangible, porque para los niños también es importante tener un tambor que puedan tocar y que no solamente les cuentes que hay un lugar en México donde los utilizan, sino que eso que le estoy contando en un cuento o un video, también algo que pueden tener y sentir. Los niños están requieren de algo físico, verlo, sentirlo, poder colorear, abrazar, que ellos con sus manos puedes hacer una piñata y ver todo lo que implica”.

Cecilia resalta que ante las nuevas normalidades y formas de convivencia que tienen los niños a raíz de la pandemia, confinamiento y suspensión de actividades más masivas y públicas, es importante impulsar su creatividad con dinámicas que les requieran ingenio, aprendizaje y la posibilidad de poner su propio toque.

“Yo todo lo pensé por mi hijo, por cómo hacer que identificara, que entienda y se entretenga, de cómo sacarlo de la tableta o la televisión por un rato y que realmente se sentara a hacer una actividad, que no sé si lo eduque, pero sí que le deje algo bueno. Es muy difícil que hoy, a diferencia quizá de hace año, podamos salir y llevar a nuestros niños a que conozcan el zócalo, por ejemplo, no están fácil hacer que puedan ir a otros espacios”.

CORTESÍA

TOMA NOTA

Más información de envíos en México y extranjero, costos de kits y actividades individuales de “Mi patrimonio en una caja” en Facebook e Instagram.

Tapatío

Temas

Lee También