Miércoles, 20 de Octubre 2021

La literatura como acto de justicia y libertad

Ayer inició la IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa con la presencia del Nobel (2010), en el Conjunto Santander de Artes Escénicas
 

Por: El Informador

El escritor Mario Vargas Llosa habla frente a los finalistas de la IV Bienal de Novela que lleva su nombre, durante el acto de apertura. EL INFORMADOR/A. Camacho

El escritor Mario Vargas Llosa habla frente a los finalistas de la IV Bienal de Novela que lleva su nombre, durante el acto de apertura. EL INFORMADOR/A. Camacho

Ayer dio por comenzada la cuarta edición de la Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, en el Conjunto Santander de Artes Escénicas. La ceremonia de inauguración arrancó con palabras de Ricardo Villanueva Lomelí, rector de la Universidad de Guadalajara, anfitriones del certamen literario. Villanueva recordó las palabras de Enrique Krauze cuando Vargas Llosa recibió el Nobel -en 2010-: "Es un acto de justicia a la literatura y a la libertad", a propósito del título de las Bienal, "La literatura, último refugio de la libertad".

El rector universitario también recordó las palabras de Sergio Ramírez en la bienal en 2019, cuando el Premio Cervantes nicaragüense habló sobre la libertad y la literatura. Villanueva envió un mensaje de solidaridad a Sergio Ramírez por la persecución política de la que es víctima en la dictadura centroamericana, gesto que motivó los aplausos en la sala.

Por su parte, el peruano Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, tomó la palabra para dar el mensaje de bienvenida, tras la invitación del rector. El escritor, ya apoyado por un bastón, subió al escenario para comentar: "Esta bienal se celebra con cierto atraso por culpa de la pandemia". Posteriormente dijo que el premio recibió una gran cantidad de novelas. Aclaró que el certamen acoge una reunión de periodistas para hablar sobre política y libertad de prensa: "Estas reuniones son tan interesantes que hemos decidido incorporarlas a la bienal, extendiendo los temas en discusión a asuntos menos nacionales y más internacionales”; lo anterior crece a cinco las jornadas de la bienal para futuras ediciones. Así mismo, Vargas Llosa agradeció a Raúl Padilla y a Marisol Schulz (directora de la FIL, coorganizadores) por hacer posible el evento.

De la cátedra que lleva su nombre, Vargas Llosa dijo que han decidido expandir la dirección a tres personas (de Perú, Argentina y España): Raúl Tola, Darío Lopérfido y Ramiro Villapadierna. Agregó que el motivo de ésta es acercar a los países hispanohablantes, con énfasis en la difusión de la lectura desde un punto de vista crítico: "Nos gustaría mucho contribuir a que la lectura sea rica, más interesante de lo que suele ser; leer mala literatura puede tener consecuencias muy malas para los lectores; entonces una de las razones de la cátedra es enseñar a leer bien o mejor de lo que leen los lectores”.

Agregó que uno de los objetivos de este encuentro es “acercar a los países que tienen la suerte de hablar español”.

Hablan los finalistas

Tras las palabras del escritor, los finalistas del premio participaron en una mesa de diálogo, la primera de la bienal.

Después de la apertura de las actividades continuó una mesa de diálogo con los cinco finalistas del premio (cuyo ganador se anunciará el domingo): Rosa Montero por “La buena suerte”, Selva Almada por “No es un río” (de manera remota), Juan Gabriel Vásquez por “Volver la vista atrás”, Alejandro Zambra por “Poeta chileno” y la mexicana Carmen Boullosa por “El libro de Eva”. Moderó la sesión la peruana Patricia del Río.

A propósito de su novela, en la que un personaje teme engendrar el mal, Montero recalcó cómo la literatura abreva del concepto del mal, como un elemento sustancial en la existencia. "Mi protagonista se enfrenta a eso... El arte es una manera de intentar defenderse de ello".

Juan Gabriel Vásquez continuó, comentando que su novela está basada en la realidad (con un personaje militante maoísta): "Pero yo sigo sosteniendo que es ficción". Para el autor, la creación de ficciones es también la reinterpretación de los hechos.

Alejandro Zambra fue el siguiente en tomar la voz para hablar de su libro. Además de la poesía, "También es una novela. El personaje principal es un padrastro, me parece una figura interesante".

Carmen Boullosa, cuyo libro retoma el mito bíblico de la creación, comentó: "Eva me fastidió hasta que escribí el libro. Por qué el mito había quedado así".

Boullosa habló del resto de los finalistas, con libros que crean una etnografía del género: "Cada una de las novelas muestra una maquinaria distinta. Representa su propia manera de ver el mundo".

Selva Almada, desde Argentina, dijo de su novela (la tercera entrega de una trilogía donde toca el tema de la masculinidad): "Es una anécdota que escuché en una comida de amigos". La escena de la pesca le pareció una escena: "Violenta, poderosa y potente para empezar a hilar ese hilo", finalizó.

Sigue la bienal

Las actividades de la bienal continúan hoy en la misma Sala 2 del Conjunto Santander de Artes Escénicas, con la sesión “Esperar lo inesperado. La pandemia y los riesgos de la libertad, que convoca a Alberto Ruy Sánchez, Rosa Montero, Rodrigo Blanco Calderón y Karina Sainz Borgo.

Así mismo, la transmisión en vivo de todas las mesas se pueden seguir a través de Canal 44 UDG y vía streaming en las páginas de Facebook de la Universidad de Guadalajara, Bienal Mario Vargas Llosa y la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

¿Quieres saber más?

Si te interesó esta noticia y quieres saber más, entonces descarga y descubre INFORMAPlus, la aplicación digital de EL INFORMADOR, en donde tenemos contenidos exclusivos, seleccionados por nuestros editores, para darles una experiencia más completa a los lectores.

Descarga la aplicación y pruébala GRATIS por treinta días.

Para iOS: https://apple.co/35jaVgb
Para Android: https://bit.ly/3gwVSEV

Si eres suscriptor de EL INFORMADOR tu acceso está incluido, solicítalo al 33 3678-7777.

Temas

Lee También