Domingo, 16 de Enero 2022

Fallece Erich Coufal, genio de la arquitectura

El arquitecto de origen austriaco, con más de 70 años de carrera, falleció este domingo

Por: El Informador

Erich Coufal Kieswetter. El arquitecto se declaró un enamorado de Guadalajara, ciudad donde dejó buena parte de su obra. EL INFORMADOR • A. CAMACHO

Erich Coufal Kieswetter. El arquitecto se declaró un enamorado de Guadalajara, ciudad donde dejó buena parte de su obra. EL INFORMADOR • A. CAMACHO

Ayer domingo falleció una de las figuras más importantes de la arquitectura tapatía del siglo XX: Erich Coufal Kieswetter. Nacido en Viena en 1926, Coufal fue uno de los docentes invitados por el ingeniero Ignacio Díaz Morales para la fundación de la Escuela de Arquitectura, de la Universidad de Guadalajara, a finales de la década de los cuarenta.  

El grupo de profesores fundadores de la Escuela de Arquitectura con los que llegó Coufal también estuvieron personajes como Mathias Goeritz, Horst Hartung Franz y Bruno Cadore. A diferencia de algunos de ellos, Erich desde entonces radicó en la ciudad, creando un amplio legado con su obra y docencia. Pocos años antes de llegar a nuestra metrópoli, Erich había terminado los estudios universitarios en arquitectura, en Viena.

En ese contexto de ebullición por la arquitectura tras la carrera creada y con creadores de ese nivel, en Guadalajara surgió el llamado Movimiento moderno, del cual Coufal fue parte y con el que se dio a la ciudad un nuevo rostro para la segunda mitad del siglo XX.  

Erich fue el más longevo de aquella generación de profesores fundadores de la escuela. Sobre sus motivaciones para aceptar la invitación del Díaz Morales, el arquitecto declaró en varias ocasiones que tras la guerra buscaba una salida de la región, pues siempre se consideró un antifascista. Con la invitación y la rememoración de su paso por México supo que su destino apuntaba hacia el país.  

Fueron más de 70 años de carrera, con obra pública y construcciones privadas. Tras su llegada a la ciudad se incorporó también en el despacho de Díaz Morales. En sus intervenciones urbanas destacó la integración de las artes plásticas con la arquitectura.

Dos ejemplos de ello son la Casa de las Artesanías Jaliscienses (obra coronada por un mosaico de Roberto Montenegro) y el Teatro Experimental de Jalisco (con escultura al exterior y muralismo al interior, con piezas de Gabriel Flores y Oliver Seguin).

Además de la arquitectura, Erich ejerció otras artes, como el dibujo y la música. Las primeras cátedras que dio en la Escuela de Arquitectura tuvieron relación con el dibujo, otra de sus pasiones: clases de dibujo, maqueta y composición fueron con las que inició a su llegada, en 1950.   

En el terreno de la música, antes de llegar para habitar permanentemente Guadalajara Erich visitó la capital jalisciense siendo un adolescente, como parte del famoso coro de los Niños Cantores de Viena, de su país natal. Con once años cantó en el Teatro Degollado. Sobre su regreso a la ciudad para establecer su residencia y convertirse en profesor de arquitectura, el arquitecto declaró con frecuencia: “Yo nací dos veces: una en Viena, cuando vi la luz, y otra más con la llegada a Guadalajara”.

Al afincarse en la urbe comenzó también su labor práctica, junto a la docencia. En siete decenios de actividad en la ciudad sumó también el diseño de casas habitación: sobre esta faceta de su obra llegó a declarar que fueron casi un centenar de obras las que realizó. Otras obras públicas de Coufal además del mencionado Teatro Experimental y la Casa de las Artesanías fueron la Torre Minerva, el Banco de Industrial de Jalisco (Av. 16 de Septiembre y C. Libertad) y el antiguo edificio de la Facultad de Contaduría Pública de la UdeG.

TEATRO EXPERIMENTAL DE JALISCO. Uno de los diseños que Coufal le legó a la ciudad. EL INFORMADOR/ARCHIVO

SABER MÁS

Talento reconocido

Por sus aportes a la arquitectura citadina en 2005 fue homenajeado en el Encuentro Arpa FIL, organizado por la propia UdeG.  

JL

Temas

Lee También