México

Atribuyen desplome de avión en Durango a una “microrráfaga súbita”

Aeronaútica Civil descarta errores técnicos y humanos en el despleme del avión Durango el mes pasado.

La Dirección de Aeronáutica Civil descartó fallas humanas y técnicas en el accidente de avión del pasado 31 de julio en Durango, a pesar de que un tripulante en entrenamiento tuvo el control de la aeronave sin autorización.

“No existe evidencia de fallas mecánicas en la aeronave, ni de fallas humanas en la operación de ésta, ya que no hubo información para que la tripulación considerara demorar el despegue”, señaló Armando Constantino, director de investigaciones de Aeronáutica Civil.

Añadió que las evidencias obtenidas hasta el momento por la comisión que indagó el accidente apuntan a los factores climatológicos como principal línea de investigación. “Se detectó la ocurrencia de una microrráfaga que vincula la información del grupo de registradores e induce a la línea de investigación que el factor causal de este accidente obedeció a causas meteorológicas”.

Los investigadores informaron que un tripulante en entrenamiento realizó, con el apoyo del comandante y sin autorización de las autoridades aéreas, los preparativos del despegue, y tomó el mando hasta que el piloto se los pidió.

Aunque los expertos descartaron que este hecho fuera la causa del accidente, Aeronáutica Civil informó que “se iniciaron los procedimientos administrativos correspondientes para determinar responsabilidades” y sancionarlos por no avisar a las autoridades aeronáuticas.

Agregó que la comisión investigadora que estudia el accidente presentará un dictamen definitivo con recomendaciones antes del 1 de diciembre.

El aparato se desplomó el 31 de julio al intentar despegar en medio de una tormenta y con 103 personas a bordo, sin provocar víctimas mortales. 

Sigue navegando