Ideas

- “Volantas” (y II)

Se explica que el Secretario de Gobierno, Roberto López Lara, sostenga que, en efecto, “sirven para inhibir delitos” las “volantas” recién implementadas, como reacción de la autoridad ante la ola de violencia que llegó a su punto culminante hace diez días, con el asesinato de cuatro policías de Guadalajara y dos de Zapopan. Se explica, subrayémoslo, porque, como bien dice el dicho, “nadie vende pan frío”.

II-

Un argumento de López Lara consiste en que “se ha detenido a algunas personas”

Un argumento de López Lara consiste en que “se ha detenido a algunas personas”; otro, que, a partir de su implementación, ha bajado la incidencia en varios delitos. Faltaría probar, en lo primero, que las personas aludidas fueron detenidas cuando ostensible o presumiblemente estaban en vías de cometer alguna acción ilícita, y si fueron procesadas –cosa sumamente improbable— por ello. Sería menester, en lo segundo, sustentar la aseveración con datos estadísticos, y convalidar esos datos al cabo de cierto tiempo –un mes, tres meses, seis meses…— porque, hasta donde se sabe, el modus operandi de los delincuentes tiende a adecuarse al de las corporaciones policiacas.

Por lo pronto, que el domingo, justo una semana después de los atentados que segaron la vida de los policías de Guadalajara y Zapopan, aparecieran seis cadáveres en diversos puntos de la Zona Metropolitana (dos en la colonia Paseos del Lago, dos más en Valle de la Misericordia y dos más en Ixtlahuacán de los Membrillos), sin testigos de cómo ocurrieron los hechos y sin datos que contribuyan a identificar a sus autores, es sintomático de que a quienes tienen la intención de cometer un crimen, las cacareadas “volantas” los tienen sin cuidado. Y lo que vale para los asesinatos –de los que, hasta donde se sabe, prevalece el promedio de cuatro diarios en Guadalajara—,  vale también, salvo la prueba en contrario que serían los datos que ofreció proporcionar López Lara, para los delitos de carácter patrimonial; particularmente, los robos a casa habitación, los asaltos “conejeros” y los robos de automóviles y/o autopartes.

-III-

De hecho, los planes anticipados de los presidentes municipales de Guadalajara y municipios conurbados para el próximo trienio, tienen, entre sus puntos de concordancia, la intención de incrementar el personal de las corporaciones policiacas: tácita confesión de que, ante la incidencia de episodios de violencia y de delitos de carácter patrimonial, los recursos técnicos y humanos de que dispone actualmente la autoridad para proteger a los ciudadanos, son notoriamente insuficientes.

En efecto: muy poco gato para tanta rata.

Sigue navegando